Como indica el nombre  de la novela de Gabriel García Márquez, parece que llega a su final el ciclo de Alejandro Cappuccio, algo que - al parecer - se viene manejando de forma reservadísima por parte de los directivos de Nacional pese a que previo al partido contra River Plate, se había dicho que el entrenador contaba con el total apoyo de la directiva.

José Decurnex deberá junto a la directiva, tomar las medidas que mejor sirvan a Nacional.

El lunes se reunirá la Comisión Directiva de Nacional para definir la continuidad o no del entrenador Alejandro Cappuccio. Ahora, tras la bomba que explotó tras la derrota de Nacional - totalmente entregado - ante River Plate, parece que se le acabó el crédito y sería destituido.

¿Qué motivos tendría la directiva para destituir a Cappuccio? En primer lugar es cierto que tuvo poco tiempo para trabajar, pero hubo entrenadores que con menos tiempo - en otrora - consiguieron mas y mejores resultados. Además hay otros elementos que le juegan en contra al entrenador para su continuidad.

Alejandro Orellano dijo mucho con pocas palabras.

El dirigente Alejandro Orellano manifestó que "van a tomarse las medidas que sean necesarias para ir por el tricampeonato" y con eso puede señalarse el fin del ciclo de Alejandro Cappuccio al frente de Nacional. A Cappuccio no lo estarían cesando por perder un partido, sino por lo siguiente.

  • No pudo clasificar a octavos de final de la Copa Libertadores, lo cual generó ya pérdidas debido a que no ingresó dinero en las arcas del club.
  • Se pudo meter en la Copa Sudamericana - al haber sido tercero en el grupo de la Copa Libertadores - pero quedó eliminado enseguida y encima ante Peñarol; que para colmo de todos los males, se metió en semifinales de la misma.
  • El equipo nunca logró cierta regularidad y nunca le encontró la vuelta al mismo, se jugaba bien en un partido y después se jugaba al siguiente muy mal. Además se corre el rumor de que la relación entre el entrenador y los jugadores no es la mejor. Además, el manejo del plantel no fue el adecuado.
  • Se perdió el Torneo Apertura - que es clave para el pase a las finales por el Campeonato Uruguayo - y en los últimos partidos se perdieron mas puntos de los que se consiguieron, además que hoy si Peñarol vence a la IASA; nos va a pasar en la Tabla Anual.

Ahora, así como hay varios elementos que estarían inclinando la balanza al cese del entrenador, hay pocos elementos que son atenuantes.

  • Asumió en abril y al poco tiempo - sin pretemporada y sin tiempo para trabajar con el plantel casi - tuvo que ir a jugar de visita frente a Argentinos Juniors por la Copa Libertadores.
  • El plantel, o por lo menos varios de los jugadores que lo integran, no los eligió él, sino que lo trajeron los directivos e Iván Alonso. Al único jugador que pidió fue a Gonzalo Vega que no rindió.
  • Dirigió tres clásicos, perdiendo uno y ganando los dos restantes; sin mencionar que uno de los que ganó fue nada menos que en la cancha de Peñarol.
Angelo Gabrielli, uno de los refuerzos que llegaron y no rindió.

Ahora, hay otra cosa que tampoco es responsabilidad de Alejandro Cappuccio, que es el tema de tomar decisiones de los jugadores a contratar y que varios de los que llegaron no rindieron de acuerdo a lo que podrían: Leandro Fernández, Camilo Cándido, Angelo Gabrielli, Gonzalo Vega y seguimos contando. Aparte, los mismos dirigentes se llenaron la boca diciendo "pocos pero buenos" y de darle prioridad a los futbolistas de la Cantera Inagotable, pero solo quedó en palabras. A modo de ejemplo; se precisaba otro lateral porque Oliveros no daba la talla y se iba, pero teniendo a Joaquín Sosa se fue a buscar a Christian Almeida. Es cierto que el ex Liverpool tuvo un buen torneo jugando como zaguero o lateral zurdo, pero si estaba el juvenil (de buen papel en la final) ¿Era tan necesario Almeida? Sin mencionar que Sosa está a préstamo en Rentistas y que si bien los "bichos" no están teniendo una buena temporada, el rendimiento del jugador es bastante bueno. Tranquilamente tenía lugar en el plantel tricolor.

¿Será candidato Pablo Repetto?

Ahora, si finalmente es cesado Alejandro Cappuccio, ¿Quién llegará para dirigir? Martín Ligüera podría hacerse cargo de forma interina pero no quiere cortar su trabajo en la Tercera. Habrá que ir a buscar un técnico que tenga espalda, experiencia y que esté probado para enderezar el rumbo. Uno de los candidatos que se manejó en su momento fue Pablo Repetto. Tiene experiencia de haber dirigido en Uruguay a Fénix y Defensor Sporting y a Independiente de Ecuador llegando muy lejos en la Copa Libertadores hace años, lo cual lo convierte en un candidato firme; sin mencionar que es un técnico probado. La cuestión es que llegará con poco tiempo para trabajar y con un plantel que no eligió, además el período de pases termina el viernes próximo.

Francisco Ginella, actualmente en la MLS, es posible refuerzo.

En el rubro "pases", Nacional por medio de Decurnex y Balbi habían dicho que en este período iban a vender jugadores y salvo que se fuese alguno importante, no se iba a incorporar a nadie. Todo parece haber cambiado ahora.

Con respecto a salidas, como se dijo en otros posts, los que pueden irse ahora son Guzmán Corujo, Emiliano Martínez, Brian Ocampo y Gabriel Neves por los cuales hay ciertos sondeos e interesados. Se necesita hacer caja de alguna manera. A otro que se le estaría buscando club y parece que hay algún interesado, es al zaguero Mathías Laborda sin mencionar que Renzo Orihuela (cuya ficha pertenece al Grupo City) podría pasar a MC Torque para el Clausura.

Además, hay varios jugadores que podrían irse a préstamo a otros clubes como el arquero Guillermo Centurión, Thiago Vecino, Guillermo May y Manuel Monzeglio.

Por lo tanto habrían incorporaciones y trascendió que el volante ex Wanderers y de las selecciones juveniles Francisco Ginella, sería refuerzo de Nacional para suplir las posibles bajas de Emiliano Martínez y/o Gabriel Neves.

Además, buscarían sumar tres jugadores mas: un zaguero, un mediapunta zurdo y un delantero de área.

Martín Cáceres fue uno de los zagueros que se pretendió.

Diego Polenta en este momento está libre y su nombre sigue en carpeta, pero no hay consenso por parte de la directiva. El jugador está en litigio con Olimpia de Paraguay por medio de la FIFA y además el jugador no tiene como prioridad volver a Nacional, sino que salga el pase para Medio Oriente.

Había sonado el nombre de Martín Cáceres, ex Juventus y Fiorentina entre otros e incluso se dijo que hubo acercamiento - Peñarol trató de convencerlo también - pero la posibilidad quedó descartada puesto que el jugador firmó con el Santos de Brasil. Igual, además de Diego Polenta, hay otros dos zagueros en carpeta; uno es uruguayo y el otro extranjero.

¿Será esta la bomba para este período de pases?

Por el mediapunta zurdo no hay nombres aún pero puede haber una sorpresa muy grande: el ex Peñarol y selección uruguaya Gastón Ramírez. Es cierto que el zurdo está identificado con el rival de todas las horas y que hace tiempo que se habla del regreso del jugador al club que lo formó, pero siempre se dijo que el oriundo de Fray Bentos de chico era hincha de Nacional. Tiene 30 años, llega con el pase en su poder y podría haber una negociación. No sería el primero en cruzar la vereda y su llegada dependería de tres factores: que Peñarol no puje y que no los elija a ellos, que se adecue a los números que pueda pagar Nacional y que no haya ofertas desde otros mercados mas fuertes puesto que el futbolista había manifestado quedarse en Europa al menos una temporada mas.

Maxi Silvera podría ser el punta que llegue.

Por el punta que vendría, se corrió el rumor de que el goleador de Cerrito y uno de los goleadores del Apertura 2021, Maximiliano Silvera, sería el elegido. Los directivos de Cerrito desmintieron el pase y se dijo también que el pase del punta estaría tasado en varios millones de dólares.

Otra versión dice que el pase estaría casi abrochado y que se anunciaría en la semana entrante; que Nacional comprará una parte de la ficha del jugador y que también le cedería uno o dos jugadores a Cerrito.

Por el momento, hay mucho ruido y pocas nueces; por mas que lo de Cappuccio sea la crónica de una muerte anunciada, muchas dudas pero muy pocas certezas. Lo cierto es que por ahora al menos Alejandro Cappuccio es el entrenador de Nacional, que no se ha ido nadie y que no ha llegado nadie.