¡Hay un campeón uruguayo y la alegría es Nacional!

El bolso se consagró Campeón Uruguayo por cuadragésimaséptima vez. Derrotó al equipo del 13 por 1-0 en el Centenario y se quedó con la copa.

Álvaro Gutiérrez mantuvo el mismo que equipo que entre semana había ganado 2-0 la final por el Clausura, con excepción de García que fue susituído por Cardacio. El equipo dirigido por López salió al campo con apenas 3 jugadores que repetían la titularidad del miércoles. Nos brindaron un partido que, a pesar de ser pobre técnicamente, fue muy emotivo.

El match comenzó con los equipos intentando plantarse en un campo que debido a la lluvia estaba muy rápido y que jugó un papel muy importante en el desarrollo del juego.

Zunino divide con Busquets en el piso mojado del estadio.

En el primer minuto Castro ya intentaba desde larga distancia incomodar al golero del rival y aprovechar las condiciones del terreno que se prestaban para eso.

El rival también intentó aprovechar la lluvia y su número once(Innombrable) remató desde larga distancia y Mejía desvió un remate difícil que se colaba abajo contra su palo derecho.

A los ocho minutos del primer tiempo Bergéssio se perdió un gol increíble. Nacional presionaba la salida de un rival que mostraba equivocarse bastante a la hora de salir desde el fondo. Viña recuperó una pelota y tiró un centro a la cabeza del 9 que cabeceó desviado. El Bolso se perdía el apertura en una chance muy clara.

El medio campo era una frontera si guardia, los equipos pasaban de un lado para el otro del terreno de juego como pericos por su casa. A pesar de eso cuando llegaban cerca de los arcos tomaban malas decisiones y el gol no se veía venir por ningún lado.

Nacional conseguía por momentos ser más profundo a la hora de atacar y, tras un centro de Bergessio, Carballo cabeceó con oficio, pero el balón picó delante del arco rival y se pierdió por encima del travesaño.

Carballo se lamenta por la chance desperdiciada. 

Santi Rodríguez intentaba algo por derecha y tras deshacerse de algunos rivales remató débil a las manos de Dawson.

Por razones de sanidad a los 28 minutos salió Cardacio y entró Neves, pero el trámite del partido no cambió para nada, el albo mantenía su leve supremacía y al minuto 33 Zunino se pierdió otra chance clara después de que su cabezazo se fuera desviado.  

El gol no llegaba y los nervios estaban a flor de piel en cada uno de los hinchas. El bolso había perdido varias chances y el rival se acercó en un par de ocasiones a las puertas del gol.

Mejía atajó dos pelotas claras de gol en pocos minutos. La primera a Trindade que consigue Mendez despejar al córner tras el rebote del arquero. De ese mismo córner Mejía saca un cabezazo de Xisco por encima del travesaño. Manotas de Oro.

Gran figura y unos de los íconos de este plantel campeón.

Luego, tras un tiro libre de Rojas, Mejía ponía candado a su valla con una gran respuesta y así se cerraba la primera parte.

En el segundo tiempo las características no cambiaron y la tónica del juego se mantuvo. El campo, muy mojado por la intensa lluvia, ayudó a que los equipos se llenasen de amarillas, principalmente el rival. Ya en el primer tiempo el adversario se llenó de tarjetas, algunas incluso con sabor a frutilla. Para el juez fueron apenas amarillas y siga siga.  

Ingresó Pellistri y, a pesar de que sabíamos que podía complicar, no tuvo una destacada participación a no ser por un desborde que Mejía una vez más corta en el camino y Méndez saca lejos.

Gutiérrez decidió colocar a Fernández en campo y, más allá de que muchos no coincidimos con el cambio, el mismo dio resultado.  A los 81 minutos de juego el bolso tenía un córner a favor que fue mal rechazado por la defensa rival y el mal despeje fue a parar a los pies de Sebastián Fernández. Este tiró un centro que rozó la suela de un zapato y salió rastrero para que por el segundo palo entrara Zunino y empujara la pelota al fondo de las redes.

Momento exacto en que la pelota va camino a la red.
Festejo de gol de los jugadores de Nacional.

El gol desató la alegría en tres colores y casi abrochaba el campeonato para el tricolor. El rival terminó con nueve y sin golero, y el tan ansiado pitazo llegó para desatar la alegría Nacional.  

Nacional es el justo y legítimo Campeón Uruguayo tras un año difícil para todos sus hinchas y para la institución misma. Un campeonato que vale mucho, que nos deja enseñanzas y cosas para mejorar y para no descuidar, esas cosas que todos sabemos y que nos han atormentado los últimos tiempos.

¡Salud Tricolores, la alegría es Nacional!

NACIONAL 1:0 1913

Cancha: Estadio Centenario.  Juez: Andrés Cunha. Asistentes: Nicolás Tarán y Carlos Barreiro. Cuarto árbitro: Jonathan Fuentes.

Arbitro VAR 1: Daniel Fedorczuk, Árbitro VAR 2: Richard Trinidad. Observador VAR: Juan Cardellino. Asesor de Árbitros: Carlos Pastorino.

NACIONAL: Luis Mejía, Armando Méndez, Guzmán Corujo, Mathías Laborda, Matías Viña, Felipe Carballo, Mathías Cardacio (28′ Gabriel Neves), Santiago Rodríguez (86′ Thiago Vecino), Matías Zunino, Gonzalo Castro (83′ Sebastián Fernández) y Gonzalo Bergessio. Director  Técnico: Alvaro Gutiérrez. Suplentes: Sergio Rochet, Felipe Carvalho, Brian Ocampo, Pablo Barrientos.

C.A 1913: Kevin Dawson, Ezequiel Busquets, Fabricio Formiliano, Rodrigo Abascal, Gabriel Rojas; Innombrable (66′ Facundo Pellistri), Jesús Trindade (62′ Matías De Los Santos), Guzmán Pereira, Ignacio Lores; Gastón Rodríguez (82′ Luis Acevedo) y Xisco Jiménez. Director Técnico: Diego López. Suplentes: Thiago Cardozo, Giovanni González, Agustín Canobbio, Abandonador Onion.

Gol: 80′ Matías Zunino (N).

Tarjetas amarillas: 3′ Ezequiel Busquets (1913), 13′ Mathías Cardacio (N), 27′ Guzmán Corujo (N), 31′ Gabriel Rojas (1913), 41′ Gastón Rodríguez (1913), 45′ Innombrable (1913), 46′ Ignacio Lores (1913), 62′ Matías Viña (N), 56′ Diego López (entrenador de 1913), 90′ Fabricio Formiliano (1913).

Tarjetas rojas: 84′ Ignacio Lores (1913), 89′ Kevin Dawson (1913).

Incidencia: Guzmán Pereira atajó desde los 89′ después de la expulsión de Kevin Dawson.