Bueno, a pedido de los lectores - y aceptando también las sugerencias - viene una segunda parte de los futbolistas que pasaron por el Club Nacional de Football y que cuyo pasaje fue cuestionado o debatido.

En algunos casos, fueron jugadores cuyo retorno dio bastante que hablar pero después hubo buenos resultados en cuanto a rendimiento que hizo que muchos se retractasen. También, en esta oportunidad se nombrarán algunos que integran el plantel actual.

Sebastián "Papelito" Fernández.

Si hay alguien bastante discutido dentro de los actuales integrantes del plantel actual de los tricolores es justamente Papelito.

Es cierto que tiene casi 35 años, que el físico ya no es el de antes y demás, pero lo cierto es que yendo a ciertos números, estadísticas y hechos "Papelito" no ha rendido mal en el club.

Como todos sabemos, él inició su carrera en Miramar Misiones y fue convocado desde el comienzo del segundo ciclo de Tabárez al frente de la selección. Ya desde ese momento en Miramar Misiones destacaba y a comienzos de 2007 pasa a Defensor Sporting donde consigue el título de campeón uruguayo. Desde ese momento se sabía que era hincha tricolor y que pudo haber llegado en ese entonces, pero ya habían venido para reforzar la delantera Diego "Viruta" Vera y el brasileño Giancarlo.

Después de Defensor Sporting vinieron pasajes por Banfield (donde fue campeón formando la delantera con Santiago "Tanque" Silva) y el fútbol español. En 2014 se da su llegada a Nacional teniendo otras ofertas económicamente mejores y resignando dinero para darse el gusto de jugar en Nacional. Aún forma parte del plantel.

La cuestión es que si bien hace dos años que no es el mismo, en clásicos nunca se borró e incluso ha anotado goles o participó en jugadas clave (como el pase a Zunino en la final del Uruguayo 2019) y en otros partidos ha convertido goles importantes y es factor anímico en el equipo. Un jugador que tiene calidad, que siente la camiseta y demás, pero aún así es discutido.

Nicolás "Diente" López. 

El "Diente" debutó a fines de la temporada 2010/11 de la mano de JR antes de cumplir 17 años. Ya destacó en el primer partido en la victoria frente a Central Español por 3 a 1 donde convirtió el tercer gol. En su segundo partido, anotó dos goles más frente a Defensor Sporting en la victoria tricolor por tres a cero.

A comienzos de la 2011/12, el empresario Pablo Bentancur paga la rescisión del juvenil y lo coloca en la Roma. Esto generó malestar en todas las esferas del tricolor, donde la dirigencia y la hinchada - fundamentalmente - lo tildó de traidor. En la Roma apenas tuvo participación y fue traspasado al Udinese que también lo cedió en alguna oportunidad.

A comienzos de 2016, retorna a préstamo a Nacional y estallaron las redes sociales. Varios comenzaron a decir que "venía a hacer la plancha acá, que venía a robar la plata y que era un fracasado", incluso se había dicho que había que silbarlo y hacerle sentir el rigor por traidor.

La cuestión es que como fue el jugador más desequilibrante y el goleador, la hostilidad terminó y comenzaron las ovaciones al "Diente".

Pese a no ganar el uruguayo - tuvo la mala suerte de lesionarse y no poder estar para la recta final - Nacional se preparaba para ganar el Transición con el "Diente" como abanderado. Incluso se trajeron refuerzos como Ligüera, Lozano y Viudez para acompañarlo...pero la ilusión no duró nada. Varios equipos que vieron la actuación del jugador estaban interesados, apareció el Inter de Porto Alegre, desembolsó lo que pedía Udinese (10 millones de dólares) y se lo llevó. Solamente queda la promesa del jugador que va a volver.

Rodrigo Amaral.

En 2015 Amaral era una de las joyas juveniles del plantel con 18 años. Pintaba para crack e incluso - sin que haya debutado en Primera - la Juventus había ofrecido en su momento 3 millones de dólares por el 75% del pase para llevarlo; algo que nunca pasó.

Si bien Amaral había demostrado calidad, tenía un problema - literalmente - enorme. Poca profesionalidad y tendencia a subir de peso. A mitad de 2016 fue separado del plantel debido al sobrepeso y para realizar trabajos físicos. Estuvo un año parado hasta que Fonseca pagó la rescisión y lo llevó a Racing de Avellaneda donde tuvo pocas oportunidades. Cabe destacar que en 2017 ganó el Sudamericano juvenil con Uruguay en Ecuador.

A comienzos de 2019 retorna a Nacional en medio de varios cuestionamientos. El hincha decía que "la morsa venía a robar la guita y era un fracasado", incluso varios deseaban que fracasara en Nacional. Sorprendió que hubiera venido más flaco y que con Gutiérrez mostrara su mejor versión hasta que una lesión lo marginara por 7 meses. Muchos - varios de ellos los que lo cuestionaron - lamentaron que se hubiese lesionado cuando comenzaba a mostrar su clase. Ahora, recuperado, busca volver a insertarse entre los titulares y pese a que varios lo discuten aún, mostró lo útil que puede llegar a ser.

Álvaro "Chino" Recoba.

Quizás el "último ídolo" de los tricolores. El Chino tuvo un excelente pasaje por el club entre 1996 y 1997 pese a que no salió campeón uruguayo. Después, tuvo un largo pasaje por Europa cuyos clubes fueron el Inter de Milán (fundamentalmente), Venezia (donde estuvo a préstamo desde los neroazzurri seis meses y lo salvó del descenso) y Torino de Italia además de una última etapa en el Panonios de Grecia. En 2008, luego de una polémica donde manifestó públicamente de "querer jugar con Pacheco" - ídolo y figura carbonera - y de verse envuelto en rumores donde se decía que la llegada del Chino a Peñarol era inminente, pegó la vuelta a nuestro fútbol para jugar en Danubio, el equipo que lo vio nacer. Esas declaraciones y rumores llevaron a que muchos hinchas de Nacional le tomen asco al Chino.

En la Franja estuvo tres años donde convirtió 11 goles en 31 partidos, hasta que en 2011 es dejado libre y - gestión de Balbi de por medio - retorna a Nacional por un "sueldo simbólico". Se dijo que cuando le dieron el contrato firmó pensando que eran 5000 pesos y que después le aclararon que eran 5000 dólares.

En el primer partido, con Gallardo dirigiendo, fue suplente frente a River entrando en el segundo tiempo. Cuando entró, muchos hinchas que no olvidaban lo anteriormente dicho por el Chino de ir a jugar a Peñarol, lo comenzaron a silbar. Pero, esos silbidos a la primer pelota que tocó y fue gol de Nacional, comenzaron a ovacionarlo como en los viejos tiempos.

El Chino con Gallardo entraba siempre en el segundo tiempo para aprovechar a los rivales cansados y que sus pases fueran mejor aprovechados. Habían pasado los años (ya contaba con 35 primaveras) pero la pegada seguía intacta. También fue importante en los clásicos donde convirtió goles definitorios como aquel penal en la hora y el tiro libre frente a Migliore también en la hora, y ni que hablar que fue la figura del campeonato conseguido en 2011/12.

Marcelo Tejera.

Otro exquisito que pasó por el club y que, al igual que el "Chino" se puso la "10". Siempre se dijo que Marcelo Tejera era hincha de Nacional, pero un año antes se puso la aurinegra y él estaba identificado con Defensor Sporting. Inclusive llegó a manifestar que en Uruguay solamente iba a jugar para el violeta.

A mitad de 2010 llegó a Nacional a pedido de Martín Lasarte y su estadía en el club apenas duró 9 meses. A comienzos de 20007, vuelve Carreño a dirigir al club y su idea era jugar sin enganche además que había manifestado que Tejera buscara club porque no iba a tenerlo en cuenta. Si bien jugó poco - y bastante bien - con Carreño, al ver que no iba a tener continuidad rescinde su contrato y se va de Nacional. Se fue a Millonarios de Colombia y luego a Liverpool donde se retiró.

Si bien Tejera tuvo varios partidos buenos con la tricolor, muchos le criticaron que "jugaba parado", que no mostraba compromiso e incluso sin ganas. También, si bien tenía calidad y la mostraba cada tanto, ocurrió con Tejera lo mismo que con Fabián Coelho: de repente te hacía ganar un partido "sacando un conejo de la galera" y jugando magistralmente, pero después tenía dos o tres partidos mediocres.

Diego "Tornado" Alonso.

El "Tornado" tuvo su aparición en el 98 con Bella Vista de nuevo en Primera siendo el goleador del campeonato. Entre el 99 y el 2001 integró la selección uruguaya y tuvo sus momentos en Argentina (Gimnasia de La Plata), en Europa (principalmente en Valencia y Atlético Madrid) y México.

En 2006 llegó a Nacional como reemplazo de Luis Suárez e incluso heredó la camiseta número "9". Llegaba con bastantes pergaminos. Pocos partidos, pocos goles y un rendimiento que no era el esperado. Su pasaje por Nacional duró apenas seis meses hasta que volvió a emigrar. Algunos hinchas decían que estuvo bien que se fuera porque no rindió y otros decían que con una buena pretemporada era "a las risas" el "9" de Nacional. Se habló varias veces de que retorne pero en 2009 llega a Peñarol manifestando que era hincha carbonero e incluso en 2013 fue entrenador de Peñarol.

Iván "el terrible" Alonso.

Llegó a comienzos de 2013 luego de una salida polémica del Toluca de México. Estuvo varios años en España donde convirtió varios goles para Alavés y Espanyol de Barcelona. En Nacional, si bien los números marcan que fue el goleador tricolor entre 2013 y 2016, siempre fue muy cuestionado.

En primer lugar, muchos le criticaban que en los clásicos desaparecía aunque ha anotado goles y en 2014 tuvo una lesión que lo marginó y utilizaba sus tiempos libres para plantar tomates lo que le valió el despectivo de "tomatito cherry" Alonso para muchos. Además se había expuesto con una novia y muchos decían que "estaba para mostrarse con ella y nada más".

Con Gutiérrez fue el goleador, capitán y figura del equipo siendo importante en esa campaña. Con Munúa, debido a las diferencias entre ellos, fue perdiendo su consideración para el DT.

En segundo lugar, enlazado con la mala relación con Munúa, llega el "Diente" López y le comunica a Alonso que iba a ser suplente. Apareció River de Argentina para llevarse a Alonso, y Munúa respondió "andate tranquilo que yo me arreglo". Como no se ganó el uruguayo y López se lesionó; muchos culparon a Alonso de haberse ido del club. Actualmente es el Manager de Nacional pero también es discutido por la elección de determinados fichajes.

Marcelo "Pato" Sosa.

Un "5" rústico y metedor que tuvo su auge en Danubio y en la selección de JR. El "Pato" antes de llegar a Nacional se había declarado hincha carbonero públicamente. En 2007 llega a Nacional envuelto en una polémica por aquellas declaraciones. Su llegada estuvo atada a las renovaciones de los contratos de Gonzalo Castro, Diego Godín y Jorge Martínez.

Cuando le preguntaron que sentía al llegar al tricolor luego de que era vox pópuli que era hincha del carbonero, la respuesta del "Pato" no se hizo esperar: "Yo soy profesional y ahora estoy en Nacional, el club me paga mi sueldo y yo me debo a Nacional. Voy a dejar la vida".

Si bien el pasaje del "Pato" fue breve, muchos hinchas tricolores dijeron que jugando bien o mal, él jamás fue para atrás y contra Peñarol metió mucho. Cuando se fue a México, volvió a Uruguay para jugar en Peñarol y nadie dijo nada. Primero porque siempre se supo que el "Pato" Sosa era manya y segundo porque en Nacional, mientras estuvo, tuvo una conducta ejemplar siendo buen profesional y cumpliendo con defender la camiseta correctamente.

Luis Romero.

Símbolo del quinquenio carbonero e identificado con los colores de Peñarol, llegó en 2004 a Nacional a pedido de Santiago Ostolaza, teniendo ya 35 años.

Por su edad y, fundamentalmente, por su pasado aurinegro, Romero fue resistido por los hinchas tricolores. Incluso hubo varios que se borraron del padrón de socios "por haberlo traído y porque se negaban a abonar una cuota destinada a pagar su sueldo".

Si bien con Ostolaza no tuvo mayor destaque y con De León era el tercer delantero detrás de Medina (incorporación junto a Romero y goleador de la campaña anterior con Liverpool) y Abreu que había retornado; tuvo su momento de gloria en el clásico del Clausura de ese año.

Peñarol ganaba 2 a 0 y Hugo De León manda a Romero a la cancha. Muchos pensaron que "iba a ir a menos" pero convierte dos goles para empatar y luego viene el tercero de Abreu que liquidó el trámite. Al odio que había previo - o en el mejor de los casos la desconfianza - la hinchada tricolor le dedicó el Olé, olé! Lucho! Lucho!

Si bien estaba identificado con el aurinegro, muchos en ese momento no recordaban una cosa: EL LUCHO ROMERO ERA DE NACIONAL DESDE SIEMPRE.

Felipe "Boof" Carvalho.

El riverense fue un ilustre desconocido que el año pasado militó, fue campeón y pieza clave en el campeonato. Zaguero fuerte, alto y zurdo que tuvo buenos partidos en el tricolor y fue uno de los pilares que ordenó la defensa.

Algunos, si bien era pieza importante, lo cuestionaban porque era bastante tosco y que "abusaba con reventar la pelota", pero pese a que en los partidos finales no estuvo, fue uno de los más regulares zagueros del campeonato.

El "Boof" dejó el club porque se terminó el contrato y Nacional no efectuó la opción de compra que era de 500 mil dólares. Muchos, algunos que lo cuestionaban incluso, abogan hoy que el "Boof" tendría que haberse quedado.

Bueno, más jugadores que fueron discutidos a pesar que cumplen o en su momento cumplieron en base a rendimiento. Habrá y habrá como ya mencioné.