Quizás el "último gran ídolo" o "el último ídolo contemporáneo" puede ser el título que le cabe al Chino Recoba, retirado de Nacional a mitad del 2015, luego de ser campeón uruguayo por segunda vez con el club.

El Chino en Nacional

El Chino, fue uno de los tantos grietas salidas de la cantera de Danubio, debutando en Primera a comienzos de 1994 con apenas 17 años. Se declaró que era el mejor jugador del fútbol uruguayo que salió de Danubio desde la aparición de Rubén Sosa.

El Chino en Danubio junto a Richard Núñez y Alejandro Gómez
El Chino en acción frente a Defensor Sporting

Después de su debut en Primera División con el franjeado, el Chino fue convocado para los partidos amistosos de la Selección Uruguaya que en ese momento era dirigida por el "Pichón" Héctor Núñez, otra gloria del Club Nacional de Football. Fue precisamente a comienzos de 1995 y frente a España el debut del Chino.

Su talento no pasó inadvertido y Paco Casal, a fines de 1995 ya casi lo tenía colocado en Peñarol, pero una diferencia entre Damiani y Casal (debido a que con Recoba debían de llegar 3 jugadores mas) el Chino terminó en Nacional para jugar el Campeonato Uruguayo 1996. Nacional cedió el pase de Juan González al Grupo Casal y adquirió el 50% de la ficha del Chino; además de los otros jugadores que eran Néstor Correa (delantero, venía desde Liverpool), Jorge Puglia (delantero, venía desde Fénix donde en la B había hecho 37 goles) y Ricardo Bitancourt (volante, ex Danubio y con un paso por River argentino).

Ese primer año del Chino en Nacional fue excelente, pero lamentablemente no pudo gritar campeón puesto que Peñarol nos venció en las finales.

Al otro año, ya consolidado como el mejor jugador del fútbol uruguayo, fue la máxima figura del torneo ganando el Apertura 97 con Nacional; con goles de antología donde se recuerda un gol "maradoniano" frenta a Wanderers que a la postre fue recordado como el mejor gol del año.

Lo malo fue que el Chino a mitad de año fue transferido al Inter de Milán y eso cortó las posibilidades de Nacional de campeonar y frenar el quinquenio.

Ya en el Inter de Milán, el Chino Recoba llegaba a un plantel plagado de estrellas de la talla de Javier Zanetti, Diego Simeone, Djorkaeff, Iván Zamorano y el jugador del momento; Ronaldo quien llegaba desde el Barcelona (al cual el Inter le pagó una fortuna) con el cartel de ser el mejor del mundo. Quedó la anécdota de que el día que el Inter presentaba a su plantel y era para que brille Ronaldo; el Chino le "robó" el estreno erigiéndose como figura anotando dos golazos.

En el Inter, pese a que no tenía mucha continuidad (y un semestre fue prestado al Venezia donde la rompió) siempre fue el mimado de Massimo Moratti, histórico presidente del neroazzurro. Allí, durante varios años el Chino compartió plantel con varios futbolistas que fueron estrellas como los citados anteriormente, Roberto Baggio, Christian Vieri, Clarence Seedorf y otros mas.

El Chino Recoba con el fenómeno Ronaldo
El Chino festejando un gol con Vieri y Obafemi Martins

También, es de mencionar que el Chino Recoba tuvo un pasaje de casi 13 años en la selección donde fue duramente criticado por sus bajos rendimientos, incluso se lo acusaba de "cuidarse las piernas" y muchos le gritaban "allá en el Inter la metés de todos lados, pero acá no" y tuvo más verdes que maduras en la Celeste.

El Chino con la celeste

En su ciclo con la celeste en el pecho, el Chino participó de tres eliminatorias (Francia 98, Corea y Japón 2002 y Alemania 2006) en las cuales solamente al mundial realizado en territorio asiático pudo clasificar; participó en dos Copas América (Bolivia 97 y Venezuela 2007) y estuvo bajo las órdenes de nueve entrenadores de la selección: Héctor Núñez, Juan Auntchaín, Roque Máspoli, Víctor Púa (2 ciclos), Daniel Pasarella, Jorge Da Silva (un partido), Juan Ramón Carrasco, Jorge Fossatti y Óscar Tabárez.

Sus números en la selección uruguaya marcan que jugó 69 partidos con la celeste y marcó apenas 11 goles. Si bien había jugadores que podían haber formado un buen equipo, no había proyecto y fue desperdiciada una buena camada de futbolistas que figuraban - además del Chino - Darío Silva, Paolo Montero, Diego Forlán, Fabián O´Neill y varios mas.

Luego de muchas temporadas en el Inter de Milán, un paso por el Torino (también de Italia) y por el fútbol griego; llegaba la hora de que el Chino pegase la vuelta a Uruguay; pero su retorno no estuvo excento de polémicas.

Muchas veces se tiraba, incluso cuando el Chino ya estaba siendo cada vez menos considerado en el Inter; que Paco Casal lo iba a arrimar a Peñarol. Además, el Chino manifestó que "quería jugar con su amigo Antonio Pacheco" que estaba en ese momento en el aurinegro.

Se dijo que si bien el ofrecimiento del carbonero al Chino estuvo sobre la mesa, él mismo lo declinó por respeto a Nacional y por una charla que mantuvo con su padre y Balbi de que no fuera a Peñarol. La cuestión es que en 2008 Recoba firmó con el club que lo vió nacer; Danubio.

Recoba en su vuelta a Danubio

En Danubio jugó tres temporadas para luego en 2011, luego de que no le renueven el contrato, pegar la vuelta a Nacional. Muchos cuestionaron su llegada por la edad y por las declaraciones en el pasado. Había venido por un contrato simbólico, a sumar y nada más. En su primer partido frente a River, clavó un zurdazo y la hinchada lo volvió a ovacionar como en los viejos tiempos. Atrás habían quedado los rencores y el tema de la edad del Chino.

Recoba en su retorno al tricolor

En su retorno al tricolor, Recoba cosechó dos campeonatos uruguayos (2011/12 y 2014/15) donde en ambos fue figura indiscutida; marcando varios goles olímpicos y goles en los clásicos; como en el del Apertura 2011 con el penal en la hora.

Luego de 4 años, 84 partidos y 18 goles en su segundo ciclo con Nacional, además de coronarse nuevamente campeón uruguayo; decida colgar los botines para retirarse por la puerta grande (y como podrían crecer los grandes) y quedarían quizás como "el último gran ídolo tricolor".

Capaz ídolo es una palabra bastante grande, pero pocos dicen que quieren sumar e incluso deben tener contratos simbólicos; pero menos son los que realmente sufrieron lo que prometen ... y uno de ellos fue el Chino.

Partido de despedida, entre los asistentes de lujo asistieron Carlos Valderrama y Javier Zanetti

Álvaro Alexander Recoba, dueño de una zurda mágica y genio ... que pérdida del fútbol cuando se retiró.