Otro futbolista que tuvo buenos rendimientos de aquel recordado plantel del 98 que cortó el sexenio y que fue parte del tricampeonato 2000-2001-2002; Óscar Damián Rodríguez. Si bien muchos lo tienen como uruguayo, Damián Rodríguez nació en Rio Grande do Sul en Brasil.

Su primer equipo fue el 14 de julho, equipo regional del Campeonato Gaúcho en Brasil y llegó en 1993 a Nacional.

Con el club, fue campeón uruguayo en cinco oportunidades: 1998, 2000, 2001, 2002 y 2005/06 donde si bien formó parte del plantel en el último mencionado, no contó con minutos.

Nacional campeón 1998, abajo, el segundo desde la izquierda es Damián Rodríguez.

Damián Rodríguez, en las divisiones infantiles y los primeros años de juveniles, jugaba como delantero - siendo goleador en varias oportunidades - pero ya más adelante comenzaría a jugar como zaguero central, posición en la que triunfó en el Club Nacional de Football.

Debutó en Nacional en el año 1995 pero casi no tendría participación, ya que al ser un juvenil tenía por delante a varios zagueros que alternaron la titularidad en ese año como Milton Gómez, Ricardo Canals y Fernando Kanapkis.

Se marcharía pronto a agarrar experiencia en equipos menores de la Argentina como en el desaparecido Deportivo Español (donde militaron ex tricolores como Martín Parodi y Osvaldo Canobbio) y en Godoy Cruz, que en ese momento competía en el ascenso de la vecina orilla.

A mitad de 1997, retornaría a Nacional para disputar el Torneo Clausura y tratar de cortar el quinquenio carbonero ya que Nacional había obtenido el Apertura. Si bien estuvo en los clásicos que el tradicional rival nos ganó de atrás (el 4-3 y el 3-2) Damián tuvo una actuación bastante buena siendo dentro de los defensas el que mejor rindió. No se logró cortar el quinquenio y en 1998 se iba a dar una renovación casi total del plantel tricolor; se dio de baja a más de una docena de jugadores y Damián fue uno de los pocos que se quedó.

Plantel de 1998, el equipo que salió a jugar el último partido frente a Huracán Buceo en el Clausura.

Al principio tuvo que esperar su chance, puesto que Nacional había contratado dos zagueros con experiencia; volvía desde Huracán Pedro Daniel Barrios - quien sería el capitán durante los primeros partidos - y además llegaba el brasileño Jorgeao, que antes tuvo un pasaje por Defensor Sporting en el fútbol uruguayo. Damián Rodríguez, contaba para De León, pero era el tercer zaguero.

Tras una lesión de Pedro Barrios, el capitanato tricolor cayó en el prócer Ruben Sosa, pero su lugar en la zaga sería ocupado por Damián y su camiseta número "13", que la utilizaría durante ese año y el 99.

En el 98 hubo varios goles importantes de Damián Rodríguez, uno de ellos de chilena que sirvió para destrabar un partido cerrado y que significaron los tres puntos. En los clásicos fue fundamental anulando a los delanteros carboneros.

El clásico del Apertura fue ganado por el tricolor por dos goles contra cero (Camejo y Guigou) y el del Clausura también pero por cuatro tantos contra dos (Varela, Sosa, Guigou y Tyson Núñez para Nacional; Franco y Bengoechea para los carboneros) donde Damián tuvo buenas actuaciones. En el gol de Tyson Núñez, en el clásico del Clausura 98, una corrida con asistencia suya posibilitó el gol.

Gol de Varela frente a Peñarol, Clausura 98.
Gol de Ruben Sosa, Clausura 98.

Ese año, Nacional levantaría las dos copas - Apertura y Clausura - no habiendo necesidad de finales y coronándose como campeón uruguayo.

En el 99, Nacional ganaría - con Damián consolidado titular en la zaga - el Apertura pero no repetiría el Clausura. En las finales seríamos derrotados por el carbonero y previo a las mismas, Damián Rodríguez se lesionaría los ligamentos; quedando seis meses sin jugar.

Para comienzos del 2000, con Damián Rodríguez lesionado, Nacional contrataría a Alejandro Lembo pero una vez recuperado, Damián Rodríguez volvería a ser titular en la zaga con el "Mariscal". Se repitió en cierta forma la historia del año anterior; Nacional ganaría el Apertura y Peñarol el Clausura, viéndonos nuevamente las caras en la final. Pero, la historia tendría otro final, con Nacional coronándose campeón uruguayo, derrotando al aurinegro en las finales. La primera final se saldó con una victoria tricolor por mínima diferencia (gol de Sergio "Manteca" Martínez) y la segunda tendría un empate a un tanto por bando.

Damián Rodríguez en acción frente a Carlos Bueno.

En 2000, también en base a buenos rendimientos, le llegaría el llamado a la selección uruguaya, orientada en ese entonces por el argentino Daniel Pasarella. Debutaría en la victoria celeste por cuatro goles a cero frente a Ecuador en Montevideo, por ausencia de Paolo Montero. En ese partido, su compañero de zaga en la celeste fue nada menos que su compañero en la zaga tricolor; Alejandro Lembo.

Damián Rodríguez con la camiseta celeste.

También, en 2001 fue parte de los amistosos frente a Eslovaquia y la Juventus, pero ya dirigía Víctor Púa tras el alejamiento de Daniel Pasarella. Nunca más volvería a ser llamado puesto que Púa había optado por Alejandro Lembo y Paolo Montero como titulares mientras que Gonzalo Sorondo y Joe Bizera serían los relevos.

En 2001 vuelve a coronarse Nacional como campeón uruguayo derrotando en esa oportunidad a Danubio. La misma historia volvería a repetirse en 2002.

A comienzos de 2002, asume Daniel Carreño la dirección técnica ya que Hugo De León decide tomar distancia. Carreño, a diferencia de su antecesor, pretendía jugar con tres en el fondo - igual que como lo hacía en Wanderers - y llegaron como refuerzos dos zagueros, ambos desde Wanderers: Andrés Scotti y Alejandro Curbelo, relegando al banco a Damián Rodríguez. Tras la lesión de Curbelo, vuelve a la titularidad pero a mitad de año se iría de Nacional al Shaktar de Ucrania.

Vendría también, un paso por el fútbol mexicano (Dorados de Sinaloa), colombiano (América de Cali) y peruano (Cienciano de Cuzco) antes de retornar a Nacional a comienzos de 2006. Si bien formó parte del plantel que salió campeón en la temporada 2005/05, no tuvo minutos. Luego de ser dejado en libertad de acción por Nacional vino un pasaje por Central Español donde se retiró como jugador.

Dos grandes: Damián y el Palillo Vanzini, compañeros en ese ciclo ganador y amigos desde entonces.

Actualmente, Damián Rodríguez forma parte de una sociedad con el "Palillo" Marco Vanzini que se dedican a la representación de jugadores y algunos de ellos son Agustín Oliveros, Joaquín Piquerez y Bruno Fornaroli entre otros.

Damián Rodríguez, capaz no estará a la altura de otros zagueros como Hugo De León, Cacho Blanco y Atilio Ancheta; pero sí quedó en la historia del club como uno de los jugadores que cambiaron la pisada tras un lustro oscuro a fines de los 90.