En esta nueva edición del "baúl de los recuerdos" recordaremos al que para muchos es un "ídolo" contemporáneo y para otros un vende humo o mercenario, lo cierto es que Diego Polenta marcó una época en Nacional en la Historia reciente.

Nacido un 5 de febrero de 1992 en Montevideo hizo todas las divisiones formativas en Danubio pero nunca llegó a debutar en Primera con el club franjeado.

Diego Polenta en sus inicios en Danubio.

Jugando en la posición de zaguero o lateral izquierdo aprovechando su perfil zurdo, ya demostraba en juveniles bastante personalidad y también fiereza para trancar cada pelota con el alma.

Diego Polenta con la celeste

En el 2007, fue convocado para la selección juvenil Sub-15 para el torneo sudamericano de la categoría que sería jugado en Brasil. En esa selección juvenil Diego Polenta sería el capitán y la figura, que terminaría siendo sub campeona en el mencionado torneo. No sólo en esa categoría defendería a la selección uruguaya sino que también jugaría en el sudamericano y mundial Sub-17, el sudamericano y mundial Sub-20 y también en la selección olímpica de Londres 2012.

Diego Polenta (arriba, cuarto desde la izquierda) fue el capitán en todas las categorías juveniles donde participó con Uruguay. 

En 2009 durante el sudamericano Sub-17 de Chile fue tercero y en el mundial de la categoría celebrado en Nigeria alcanzó con Uruguay los cuartos de final. Con la Sub-20 en 2011 fue subcampeón en Perú y en el mundial celebrado en Colombia, Uruguay quedó eliminado en la fase de grupos. Con la Sub-23 fue uno de los 18 seleccionados, vio acción unos minutos en dos compromisos pero quedó eliminado Uruguay en la fase de grupos.

Diego Polenta en el Genoa de Italia.

Antes de haber debutado en Primera, antes de cumplir los 18, fue adquirido por el Genoa de la Serie A del Calcio, donde tuvo apenas una participación.

Diego Polenta con la camiseta del Bari.

Desde el Genoa pasó al Bari de la Serie B donde militó tres años. Sus números en el Bari disputó un total de 85 partidos y además marcó 5 goles en tres años. Si bien su ficha seguía perteneciendo al Genoa y había tenido bastante destaque en la Serie B de Italia, aparentemente el club no lo quería. Fue allí donde apareció Nacional y comenzó el idilio entre el club y el jugador. Polenta estuvo por venir en 2013, un año antes de su llegada, pero no fue aprobado por Arruabarrena y además Peñarol mostró interés en hacerse con los servicios del zaguero que fuera capitán de las selecciones juveniles de Uruguay.

En la segunda mitad del 2014, luego de haber perdido el clásico estrepitosamente, hacer un muy mal papel en la Copa, no poder definir el campeonato y poder clasificar a la Pre-Libertadores de 2015, llegaba Diego Polenta al tricolor para reforzar la defensa, a pedido de Álvaro Gutiérrez.

Llegaba, pese a haber tenido continuidad la última temporada con el Bari en la Serie B de Italia, un poco fuera de forma y habría que esperar para verlo debutar con la camiseta tricolor. Venía a préstamo por un año.

Debido a "la bola que se había corrido" de que Polenta era hincha del aurinegro - algo que fue desmentido - muchos comenzaron a discutir su llegada; decían que iba a ser igual que Coates poco tiempo antes (que llegó recuperándose de una fractura y que cuando estuvo para jugar no estaba al 100%) y que "venía a robar la plata".

Los tres primeros partidos Nacional jugó bastante bien y ganó, con un Iván Alonso goleador y el déficit estaba en el rendimiento de la zaga donde Rafael García y Guillermo de los Santos tenían bastante desorden y a veces tuvieron "yerros" que pudieron terminar en goles de los contrarios. En la cuarta fecha, se da el debut de Diego Polenta con la tricolor, utilizando la camiseta número 23.

Polenta con la "23" del tricolor, que lo acompañó en su pasaje de 4 años en el club.

Durante ese Apertura 2014 casi perfecto de Gutiérrez (Nacional sólo perdió un partido contra El Tanque Sisley) la zaga García/Polenta se mantuvo firme e inamovible. Nacional tuvo una columna vertebral muy bien armada con Gustavo Munúa en el arco, Polenta en la zaga, Porras en el medio, Pereiro en la creación y un Iván Alonso goleador e intratable. El resto del equipo también tuvo un rendimiento muy parejo donde no desentonaban el "Colo" Romero (volante pero utilizado con gran suceso en el lateral derecho), Arismendi acompañando a Porras en el medio y también rindieron parejo en los extremos Henry Giménez y Carlos De Pena.

En ese Apertura, si hubo un momento bisagra en el cual "Polenta marcó un antes y un después" fue en el clásico. Veníamos con un antecedente feo, donde fuimos goleados y había que ganar como fuese.

Nacional atacó, pero no entraba la pelota en el arco custodiado por el argentino Migliore. Polenta mostraba que "ya no entraban ni de vivos ni sobrando" los manyas e incluso le hizo a más de uno "una buena parada de carro"; entre ellos a Aguiar.

Lamentablemente, bastante avanzado el segundo tiempo, penal a favor de Peñarol que Antonio Pacheco cambió por gol. Nacional seguía pero no podía convertir...parecía que iban a seguir las gastadas. Pero, el destino quiso que se ganara de una manera gozada. Falta para Nacional cuando se jugaban los descuentos y la pelota pega en la mano de Sebastián Fernández (no la vieron los jueces) y se introduce en el arco mirasol; un gol con la mano que fue contabilizado a Iván Alonso que parecía que la había empujado. Cuando no quedaba más tiempo, falta del zaguero aurinegro Carlos Valdéz, tiro libre del "Chino" Recoba y segundo gol de Nacional. En los descuentos y con un gol con la mano...nada.

Nacional ganó de punta a punta ese Apertura y limpiaba la imagen del semestre anterior con Polenta como una de las figuras. Vendría tranquilidad en la primera parte de 2015 puesto que teníamos el boleto para las finales.

Nacional comenzó perdiendo el repechaje para entrar en la fase de grupos de la Libertadores e incluso no repitió el rendimiento del Apertura. Esa eliminación temprana de la copa fue achacada a Diego Polenta por un patadón que nos dejó con uno menos.

Si bien Diego Polenta fue indiscutido y fue pilar, muchas veces tuvo algunas como esas que nos costaron caras y generó que varios lo discutan.

Venía la final de la temporada y era una vez más un clásico: Nacional y Peñarol frente a frente una vez más. Nacional, con ganar ya campeonaba puesto que llegaba con la ventaja de haber obtenido la Tabla Anual. El tricolor salió con Gustavo Munúa; Santiago Romero, Sebastián Gorga, Diego Polenta, Alfonso Espino; Diego Arismendi, Gonzalo Porras; Henry Giménez, Gastón Pereiro, Carlos De Pena e Iván Alonso. Luego de ir ganando 3 a 2 el tricolor, comienza un problema generado por la hinchada de Peñarol, el juez suspende el partido y da por ganador a Nacional.

Polenta, que su rendimiento había sido muy bueno, era el jugador a retener puesto que terminaba su préstamo. Al final, Bentancur - su representante - le cedió la mitad de la ficha de Polenta a Nacional a cambio de la ficha de Sebastián Gorga que estaba tasado en 1 millón de dólares. Polenta firma contrato con Nacional por 3 años.

En 2015/16, Nacional no pudo repetir el campeonato puesto que se quedó Peñarol con el Apertura y Plaza Colonia con el Clausura. Peñarol venció en las finales y se coronó campeón uruguayo. Quedó para la estadística que en el clásico del Clausura que empataron 2 a 2, los dos goles tricolores fueron de Diego Polenta que ya - al irse Alonso a comienzos de 2016 - era el capitán del equipo y su referente.

En la segunda mitad de 2016 se jugaría el "Uruguayo Especial" ya que el nuevo campeón uruguayo se definiría en 6 meses y la próxima temporada sería nuevamente a "año calendario". Polenta, que ya tenía dos goles en clásicos, se le adjudican tres goles más frente a Peñarol. En ese 2016, antes de jugarse el clásico, la hinchada de Peñarol saquea los puestos de la tribuna Amsterdam y le tiran una garrafa a la policía desde la misma. El partido se suspende y se le otorgan los 3 puntos a Nacional. El tricolor ganó sin jugar por 3 goles a 0 y los mismos se le adjudicaron al capitán que era Diego Polenta.

Nacional volvía a ser campeón y una vez más con Diego Polenta como figura formando una zaga firme con Mauricio Victorino. Otra vez campeón y siendo uno de los que no se amilanaba con los manyas. Con Polenta se terminaba eso que se creían los hinchas de Peñarol, "que nos ganaban a prepo y con la camiseta nomás".

En 2017 Polenta no tiene un buen año y él, además del equipo, comienza a ser cuestionado por el rendimiento. Ese año se pierde el campeonato. A mitad de 2018 expira su vínculo con Nacional negándose a firmar otro, queda 6 meses sin equipo y se va luego a Estados Unidos para jugar con Ibrahimovic en el L.A. Galaxy. Hubo un antecedente casi a comienzos de año donde Polenta por presiones quiso rescindir su contrato para irse a Italia de nuevo pero desistió.

Diego Polenta con Ibrahimovic en el LA Galaxy de la MLS.

En Estados Unidos tuvo un nivel bastante bueno y desde allá decía que quería volver a Nacional una vez terminado el contrato con el equipo de la MLS.

El mismo es terminado el 31 de diciembre de 2019 y Polenta decía que estaba dispuesto a retornar. Había hablado con el presidente Decournex y además no estaba ya la presión de cortar una seguidilla aurinegra. Estuvo por darse el retorno, pero apareció el Olimpia de Paraguay; que le ofrecía un dinero que Nacional no podía. Firmó con el "decano" paraguayo y actualmente está allí.

Diego Polenta con la de Olimpia de Paraguay.

Este fichaje de Polenta con el Olimpia de Paraguay cayó mal a varios hinchas tricolores. Primero, porque decía que quería retirarse joven jugando para Nacional; segundo porque estuvo coqueteando con Nacional y cuando apareció el Olimpia con más dinero se fue y tercero porque varios hinchas decían "que se la tendría que haber jugado" y que "había mentido". Otros le achacaron a Decournex no haber hecho un esfuerzo por un jugador "de nivel" y en un puesto que se precisaba como el de zaguero.

Por esto mismo expuesto en el presente artículo, muchos dicen que Polenta fue una especie de "ídolo contemporáneo" por lo que significó en su pasaje;muchos otros también dicen que es un "mercenario" por haberse ido a Olimpia y no venir...me queda la frase de la película "Batman: el caballero de la noche"; "o mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para convertirte en villano"...frase que seguramente puede sentarle a Diego Polenta.