Admito que es mi ídolo, que de repente es discutido por muchos, pero ¿quién puede negar la calidad que el Mago O´Neill tenía para jugar?

El futbolista nacido en Paso de los Toros, un 14 de Octubre de 1973, llegó desde chico a jugar en las juveniles de Nacional pero su historia con el club tuvo sus encuentros y desencuentros.

Los mismos fueron marcados por varias idas y venidas ya que como extrañaba a su Paso de los Toros natal y a su abuela se iba los fines de semana y no quería volverse a Montevideo y sus archiconocidos problemas por su adicción al alcohol. Muchas anécdotas hay sobre el Mago acerca de sus escapadas de la pensión de los juveniles de Nacional y que muchas veces hubo uno de los entrenadores que lo defendió y lo dejó quedarse definitivamente ya que los dirigentes estaban hartos que "les tome el pelo".

En esa etapa de los juveniles, coincidió con otros jugadores que llegaron a la Primera de Nacional como Gustavo Méndez y Nelson Abeijón y el DT era el "Chino" Héctor Salvá que en las fiestas que organizaban oficiaba de DJ.

Fabián O´Neill había comenzado su primera incursión en el plantel principal de Nacional a comienzos de 1992, llamando la atención por todos los lujos que podía hacer con una pelota; ya que daba pases precisos y tenía una pegada magistral tanto con la derecha como con la zurda. Siempre fue un jugador bastante desfachatado, ya que según sus declaraciones disfrutaba mas hacer un caño o una moña que meter un gol. Pero tuvo la mala liga de lesionarse feo y en ese año 1992 no pudo jugar mas pero aparece en la lista de campeones uruguayos junto a los sobrevivientes que quedaban de la inolvidable gesta del 88 como Seré, De León, Reveléz, Soca, Tony Gómez, Pintos Saldaña y Yubert Lemos; otros que fueron figuras ese mismo año como el "Panagol" Dely Valdéz y el "Misionero" Vidal González además de otros que arrimaban como Gustavo Méndez.

Ese campeonato de 1992 terminaba con una sequía de 9 años sin salir campeones con una recordada final ante el rival de todas las horas con un golazo de Dely Valdéz. Como nos gusta a todos; dándoles la vuelta en la cara.

Desde 1993 a 1995, Fabián O´Neill seguiría en el club siendo una de las figuras, pero lamentablemente no se pudo hacer nada para que el eterno rival consiguiera tres uruguayos y que no pudiera ser una vez mas campeón.

O´Neill, en esas épocas siempre estuvo marcado por los problemas con el alcohol aunque siempre nos regalaba algunas cuotas de su innegable talento para jugar como en este gol a Rampla en el Clausura 95.

O mismo también la anécdota contada por su compañero y amigo Nelson Abeijón en la cual en un clásico le hace un doble caño a Nicolás Rotundo en la cual el jugador aurinegro termina expulsado gracias a las avivadas del Mago.

También otras típicas de que era bastante impulsivo y temperamental además de algunas marcadas por sus problemas con la bebida.

Ejemplos fueron cuando en el Tróccoli le mete un gol en la hora a Cerro y le tira la camiseta a los villeros que tuvo que salir escondido en la valija de un auto porque lo querían matar y después pidió disculpas; los hinchas de Cerro lo disculparon diciéndole: "Te salvás porque vos chupás"; o bien cuando les debían sueldos y no concentraban y el Mago quedó en un bar chupando toda la noche y tuvo que ir a jugar con resaca frente a Central Español en el Clausura 95. Aguantó el primer tiempo y luego lo sacó Salvá a regañadientes; pero antes el Chino Salvá le había dicho: "¿Te gusta tomar?, ahora aguantá."

Ese año 1995, Nacional jugaría las finales contra su tradicional rival luego de vencerlo en una final que los bolsos nos coronaríamos como campeones del Clausura luego de derrotarlos en los penales.

La primera final, la gana el tradicional rival por 1 a 0, la segunda ganamos nosotros por 2 a 1 y llegaba la tercera definitiva en la cual la situación se enrareció porque el empresario Francisco "Paco" Casal había negociado a Fabián O´Neill al Cagliari de Italia y "se tenía que ir antes del la final porque si no los italianos no cerraban el pase".

Fabián había estado mal no solamente por no poder jugar la final sino porque no iba a poder ir de nuevo para su querido Paso de los Toros y despedirse de su abuela que fue quien lo crió. La abuela siempre preparaba todo para cuando su nieto llegara, porque sabía que no siempre venía solo sino que traía a sus amigos.

La situación, nunca del todo aclarada, se resolvió de la siguiente forma gracias a la presión que metió Salvá (dicho por él mismo) de que si no lo dejaban jugar la final "hablaba y se pudría todo".

Como todos sabemos, esa final comienzan ganando los manyas por 2 goles a 0 anotados por Robert Lima y Luis Romero; O´Neill, en una jugada magistral, pone el descuento que permitía al menos soñar con el empate pero un "resbalón" del zaguero tricolor Ricardo Canals permite al capitán aurinegro Pablo Bengoechea anotar el 3 a 1 definitivo.

O´Neill, ya transferido e instalado en el Cagliari, va a coincidir con otro compatriota que anteriormente era su rival y luego se convirtieron en grandes amigos: Darío Silva. Incluso, el ex goleador aurinegro había dado excelentes referencias de O´Neill y ya en el primer entrenamiento en el equipo italiano había sorprendido a propios y extraños: había pateado dos corners - uno con la derecha y otro con la zurda - con idéntica precisión.

Poco le bastó al Mago O´Neill para ganarse la titularidad en el Rossoblu y ser poco menos que el dueño del equipo.

No solamente eso, sino que los tifosi italianos del Cagliari lo tenían como emblema e ídolo del equipo que hasta le habían hecho una canción. En realidad, una versión del tema de los Beatles "All you need is love" que cambió su nombre a "O´Neill facce un gol", que incluso el mismo cantó.

Además de ser indiscutido en el Cagliari, ser considerado uno de los mejores volantes del Calcio, era reclamado tanto por los parciales de Nacional como los de Peñarol para la selección uruguaya que naufragaba en las Eliminatorias para el Mundial de Francia 1998. Incluso los medios internacionales, como los periodistas argentinos e italianos no entendían como un jugador de la calidad de Fabián O´Neill no era siquiera considerado para formar parte del plantel. Pero su situación respecto a la celeste, iría a cambiar cuando el argentino Daniel Passarella toma la dirección técnica.

Passarella diría que en la selección uruguaya había buenos jugadores que tenían mucho para dar, pero que los que iban a estar siempre citados y ser titulares eran los que él denominaba como "jugadores clase A" de Uruguay: Paolo Montero, Álvaro Recoba y el Mago O´Neill que era admirado por el entrenador argentino.

Passarella, muchas veces le hacía apuestas a O´Neill y en ellas el premio era un champagne; lo cual O´Neill respondía que "el tomaba vino, no burbujitas". Era un intocable en la selección, jugando en cualquier sector del mediocampo (de 10, de 8 o de 5) como lo hacía en Italia.

En esa misma época, ya se comenzaba a hablar del pase de Fabián O´Neill a un grande de Italia y que era cuestión de tiempo. El Milan lo había tanteado en algunas oportunidades pero quien concretó su incorporación fue otro grande: la Juventus de Turín que en esa época contaba con figuras como Paolo Montero, Gigi Buffon, Zinedine Zidane, Edgar Davids y Alessandro Del Piero.

O´Neill llegaba como substituto del holandés Edgar Davids que estaba lesionado pero se ganó la admiración de varios jugadores estrellas del equipo bianconero. Sin mencionar que él y el holandés compartieron el doble 5, ya que O´Neill llegaba para jugar allí. Incluso, el francés Zinedine Zidane había manifestado su admiración por el talento de Fabián O´Neill. En la siguiente foto, se ve a Zizou con el libro de la biografía de O´Neill.

Luego de haber estado un tiempo en la Juventus alternando, va a ir a jugar a Perugia hasta que vuelve al tricolor. Ya estábamos en el año 2003 y Fabián O´Neill había retornado a Uruguay, estaba viviendo en su estancia de Paso de los Toros y se encontraba con el pase en su poder. Pero había un inconveniente...tenía decidido no jugar más al fútbol - con 29 años en ese entonces - y no se sabía si estaba dispuesto a volver al club, por lo menos una temporada mas y que los hinchas lo pudiéramos disfrutar después de 8 años.

La directiva encabezada en ese momento por Eduardo Ache, inició las gestiones para que Fabián retornara a casa. Hubo muchos idas y vueltas, puesto que en principio las pretensiones económicas del isabelino eran altas pero luego declaró: "Yo acepto ganar 10 mil dólares, pero si después viene alguien de afuera a ganar mas que yo, me voy." Culminaba con aparente éxito el retorno de un gran jugador a la institución; además que contábamos con un equipo donde estaban Gustavo Méndez, Alejandro Lembo, OJ Morales, Vanzini, Peralta, Gabriel Álvez y Sebastián Abreu.

Recuerdo que teníamos un equipo muy completo, muchos hinchas nos ilusionamos en ese 2003 con ganar la 4ta Libertadores, pero el destino quiso que perdiésemos por penales ante Santos - finalista frente a Boca Juniors - en donde brillaban Robinho, Diego y Elano;  luego de un partido vibrante en Montevideo y luego de jugarles de igual a igual allá en Brasil. Justo en la revancha contra el Peixe en Brasil, sin saberlo, fuimos testigos del último gol de O´Neill con la camiseta de nuestro querido Nacional.

Para el resto del Apertura, O´Neill se lesionó y no pudo volver a jugar. Pero en el Clausura, además que nos desarman el equipo con las idas de Lembo, Munúa, Abreu y Álvez; O´Neill por un tema con el presidente Eduardo Ache rescinde su contrato y no vuelve a jugar mas en el tricolor. O´Neill dijo que "no se había cumplido con lo pactado"; ya que retornó Julio Dely Valdéz - ídolo - por un sueldo de 25 mil dólares y su hermano gemelo Jorge por 15 mil. Él manifestó que "Julio Dely es un fenómeno y tiene mas historia que yo en Nacional, el tema fue el sueldo de Jorge".

Ese año, perdemos por mínima diferencia la final contra el aurinegro y dos años después del retiro de O´Neill empezamos a tener noticias suyas. Primero, lo tientan desde la otra vereda para jugar por los manyas y él confesó que lo pensó: "Era una buena oferta y mucha guita, lo pensé pero mi problema fue con Eduardo Ache, no con Nacional". Además de recalcar que él es hincha del club. La otra noticia es que pensaba volver a jugar y luego lo va a hacer en el Tito Borjas de San José donde el presidente del cuadro maragato había dicho de traer al gran goleador holandés - retirado hacía una década de las canchas - Marco Van Basten. En ese equipo coincidió con Alfonso Domínguez, Fabián Morán, Diego Tito, Ruben Paz y otros tantos.

Varios años después, en 2009, vendría la noticia de que fue detenido por amenazas con arma de fuego. Resulta que había invertido en la selección de Paso de los Toros que iba a jugar los torneos OFI y en el partido frente a Durazno (que siempre hubo pica) que iba ganando frente a los isabelinos; O´Neill que estaba bastante pasado de copas fue a golpearle la puerta al juez del partido. Primero lo amenazó mostrándole un revólver y diciéndole que "le regale una alegría a la gente de Paso de los Toros" y luego sacó un fajo de billetes para sobornarlo. Acto seguido, fue a increpar a los jugadores isabelinos y al DT de Paso de los Toros que lo acusaba de "ir para atrás" ya que él era duraznense. La policía, que había escuchado todo, lo llevó detenido. Fue sancionado a realizar tareas comunitarias.

Otros dos recuerdos de O´Neill luego del retiro fueron la defensa pública al jugador Diego Forlán luego de la separación suya de la argentina Zaira Nara que lo acusaba de ser homosexual y cuando se dio la noticia que estaba económicamente quebrado ya que varios sacaban provecho y malas administraciones. Se dijo que llegó a derrochar 14 millones de dólares.

Fabián O´Neill...uno de los mejores futbolistas que haya salido del club y que muchos dirán que fue un pesero y mercenario, otros un borracho. Pero tranquilamente pudo haber llegado más lejos, porque alcohólico y todo llegó a la Juventus y fue titular en algún momento codeándose con las estrellas mundiales; uno de los mejores jugadores del Calcio. Por siempre, el Mago, uno que merece su lugar en el recuerdo de los hinchas tricolores de corazón.