Siempre en cada historia hay un elegido, un iluminado; calificativo que quizás le quepa muy bien a Tony Gómez, quien fue el que anotó el último penal de esa interminable serie en la Final Intercontinental de 1988 donde Nacional se adjudicó por tercera ocasión la copa venciendo al PSV Eindhoven  de Holanda.

Tony Gómez en Nacional, año 1989.

Tony Gómez, como todos sabemos, nació en el departamento de Cerro Largo el día 23 de setiembre de 1966; jugaba de lateral derecho (alguna vez lo hizo por la izquierda) y también en alguna ocasión se desempeñó como volante. Hizo las inferiores en el Club Nacional de Football y fue ascendido con 16 años al plantel principal. Ya destacaba por su buen manejo de pelota y por las subidas por el andarivel derecho.

Previo a sus comienzos, Tony Gómez tuvo un pasaje por River Plate, donde fue cedido por el tricolor a préstamo.

River Plate de 1986.

Pero, la historia grande de Tony Gómez con Nacional tuvo su lugar en la campaña de la Libertadores de 1988 donde al comienzo fue titular, pero luego fue relegado. Los laterales en la final disputada en el Centenario entre Nacional y Newell´s fueron el "Chango" Pintos Saldaña y Carlos Soca. Pero, como la revancha siempre está a la vuelta de la esquina este muchacho la tendría nada menos que en Tokio frente al PSV que era nada menos que el campeón de Europa.

Tony Gómez recorriendo Japón con algunos compañeros del Nacional del 88.

Nacional salió a jugarle al PSV con Seré; Tony Gómez, Reveléz, De León, Pintos Saldaña; Ostolaza, Cardaccio, Lemos; Vargas, De Lima y Castro. El partido culminó en un empate a 2 tantos por bando y hubo que definir por penales...una larga, tediosa y sufrida definición. Fueron 10 penales en total para cada lado y cuando Seré le atajó el último penal al PSV (precisamente a Berry Van Aerle) lo pidió para patear y Fleitas ordenó que el penal lo pateara justamente Tony Gómez...era la gloria o nada para este muchacho nacido en Cerro Largo que portaba la camiseta "2" en la recordada final.

Frente a él estaba el arquero Van Breukelen, titular del PSV y de la selección holandesa;  Seré le indicaba a Tony Gómez que pateó con calidad el penal que se coló a la izquierda del arquero. Nacional campeón del mundo y la historia quiso que el penal que le estaba dando el tercer título intercontinental a Nacional lo convirtiera este humilde lateral derecho.

Festejos totales en Japón de los uruguayos y los holandeses no entendían nada; siempre a punto el PSV de ser campeón pero, cuando juega un equipo uruguayo siempre puede pasar cualquier cosa dicen los veteranos.

Tony Gómez y Pintos Saldaña con las copas Intercontinental (arriba) y Toyota.

Vendría también dentro de esa gesta, la Copa de Oro Mar del Plata (triangular amistoso ganado por Nacional donde participaron Independiente y River); la Recopa Sudamericana (venciendo a Racing de Avellaneda) y la Interamericana (frente al Olimpia de Honduras).

También, luego de un pasaje por el exterior Gómez vería bastante acción en el campeonato uruguayo de 1992 , conquistado por el bolso luego de 9 años; pero sería desplazado por un juvenil que comenzaba a afianzarse en el lateral derecho tricolor; un tal Gustavo Méndez.

En el 93, se iría nuevamente para el exterior, esta vez para a Ecuador para sumarse a las filas del Barcelona donde es muy recordado.

En el Barcelona, a su izquierda está Rubén Darío Insúa; ídolo del club ecuatoriano.

Luego, vendría también una época en otro grande, de Argentina y del continente; nada menos que Independiente donde consiguió la Recopa Sudamericana.

Tony Gómez en el rojo.

Si bien en el rojo ganó la Recopa Sudamericana y la Supercopa de 1995, la campaña de Tony Gómez tampoco fue gloriosa, puesto que fue el Independiente post- Brindisi. Donde se desarmó el plantel y luego el Rojo decayó.

No obstante compartió el plantel con figuras como José Tiburcio Serrizuela, Luis Alberto Islas, "Matute" Morales, Alfredo Cascini, Diego Cagna y el inolvidable delantero colombiano Albeiro "Palomo" Usuriaga.

Tony en el rojo, agachado el primero desde la izquierda al lado de Diego Cagna.

Luego de su salida de Independiente, vino un pasaje por Estudiantes de La Plata, donde mayormente se desempeñó como volante central y en el 97 se daría otro retorno a Nacional para jugar el campeonato y la Libertadores de dicho año.

Retorno en 1997 a Nacional, donde en algunos partidos fue el capitán.

Ese año compartió el plantel con el "Chino" Recoba, pero solamente por seis meses cuando el talentoso "10" fue transferido al Inter de Milán. Tony Gómez hizo un golazo a Rampla Juniors durante el Apertura pegándole de sobrepique a la pelota; en un partido que terminó 3 a 2 a favor de Nacional.

También, durante ese año Tony Gómez fue convocado a la selección uruguaya para la Copa América de Bolivia y para la eliminatoria de Francia 98 donde vería acción en dos partidos (Bolivia en La Paz y Ecuador en el Campus de Maldonado) pero se fallaría en el objetivo de clasificar al Mundial.

Una de las pocas fotos de Tony Gómez con la celeste.

Ese año, donde había que cortar el quinquenio de Peñarol, no pudo lograrse el objetivo y a fin de año el ciclo del melense llegaría a su final.

Si bien Hugo De León había pedido a Cesilio de los Santos para el lateral derecho (llegó desde Tigres de México a Nacional), Tony Gómez estaba en sus planes e incluso "era uno de los pocos que se salvaba de la debacle del quinquenio". La cuestión fue que los dirigentes querían renovarle por un año por un poco menos de sueldo pero el jugador pretendía mantener su sueldo y dos años de contrato. No hubo arreglo y Tony Gómez en 1998 vio el campeonato uruguayo por la televisión y a la distancia puesto que fue a jugar a China.

Pero, a fines de ese año, llegaría un nuevo desafío para el lateral derecho; lo llamaban desde Wanderers - que había perdido la categoría - para intentar el retorno a la Primera División.

Tony Gómez en Wanderers, año 1999, parado el cuarto desde la izquierda. En el plantel estaban Fernando Machado (parado, segundo desde la izquierda), el ex arquero de Nacional y Bella Vista Alejandro Grandi y Sebastián Eguren (abajo, el segundo desde la izquierda).

Luego de Wanderers jugaría dos años mas y se retiraría jugando para Plaza Colonia en el año 2002.

Tony Gómez, de repente no daba para considerarlo "ídolo", capaz no era de los que más brillaba en ese solidario Nacional de 1988 que fue el "Rey de Copas"; pero, la historia le guardará para siempre como el jugador que pateó el penal que le dio al tricolor su tercera corona en la final intercontinental.