Tras varios años de espera, se volvió a jugar un clásico en el Gran Parque Central, el número 25 precisamente y el tricolor sumó su victoria número 17 frente a Peñarol como locatario. Un triunfo que se recordará para siempre como "el clásico del avión".

Esto es debido a que el sábado tras perder en los penales frente a Colombia por la Copa América, Uruguay quedó eliminado y tanto el presidente José Decurnex como el vice Alejandro Balbi de Nacional, iniciaron gestiones para que los jugadores afectados - Sergio Rochet, Camilo Cándido y Brian Ocampo - fueran liberados para poder llegar al clásico. Las gestiones llegaron a buen puerto y el tricolor contrató un charter para que arribaran pronto desde Brasilia hasta Montevideo llegando pasadas las cinco de la mañana. Lo cual resultó decisivo puesto que los tres jugadores fueron claves en la victoria.

Brian Ocampo, uno de los que estaba con la selección, festeja su gol.

Peñarol hizo la misma jugada - por Giovanni González y Facundo Torres - pero los jugadores aurinegros pernoctaron en la capital brasileña y llegaron cerca de las 13 horas a Montevideo. Tuvieron que bajarse del avión e ir directamente a Los Aromos literalmente. Hasta último momento ni Alejandro Cappuccio ni Mauricio Larriera confirmaban los equipos titulares. Recién unas horas antes, Nacional anunciaba que Sergio Rochet, Camilo Cándido y Brian Ocampo iban desde el comienzo del partido.

En Peñarol tanto Giovanni González como Facundo Torres esperaron en el banco de suplentes e ingresaron durante el partido.

Rochet volvió y otra vez tuvo una buena actuación en el clásico.

Antes de los 10 minutos de juego, ambos equipos tuvieron sus chances, el tricolor un remate de Mathías Laborda que Dawson contuvo sin problemas y el manya un tiro libre de Pablo Cepellini en el cual Rochet con una volada fenomenal la mandó afuera. Pero, el tricolor estuvo a punto de quedar con 10 hombres antes de los 20 minutos de juego puesto que Gabriel Neves se "regaló" cometiendo una infracción que pudo haber sido tranquilamente la segunda amarilla. El árbitro Gustavo Tejera cobró la falta a favor de Peñarol pero no sacó la tarjeta pese a las quejas de los jugadores de Peñarol. Alejandro Cappuccio, atento a la jugada y muy inteligente de su parte, hizo un cambio rápido, puesto que sacó a Neves para poner a Cantera en el equipo.

El primer tiempo fue, dentro de todo, bastante aburrido porque tanto Nacional como Peñarol carecieron de volumen de juego y en los últimos 10 minutos el partido entró en un punto muerto.

En el segundo tiempo, Laborda tuvo que bailar con la mas fea puesto que Facundo Torres buscó volcarse por su sector y lo incomodó.

Para el segundo tiempo Mauricio Larriera mandó a la cancha a Facundo Torres por un improductivo Christian Olivera que no generó casi problemas. El zurdo mostró las condiciones que lo llevaron a la selección y que Peñarol lo cotizara como el oro, puesto que generó bastantes problemas a Mathías Laborda que tuvo que replegarse mas. El zaguero devenido a lateral trató de no subir tanto para que no pueda quedar libre el jugador de Peñarol.

En ese comienzo del segundo tiempo, Peñarol se animó a mas por el peligro potencial que generaba Torres; Gargano quiso soltarse pero no gravitó y el goleador aurinegro Álvarez Martínez, fue bien controlado por Corujo y Marichal.

El ingreso de Andrés D'Alessandro fue crucial.

Para la hora de juego - a los 60 minutos - Nacional se la había jugado con el ingreso de Andrés D'Alessandro para generar mas fútbol y quien dejó la cancha fue Alfonso Trezza que si bien tuvo la entrega de siempre, no tomó una vez mas las decisiones adecuadas. El argentino comenzó a hacerse cargo de armar las jugadas ofensivas para Nacional.

Gol de Brian Ocampo para el 1 a 0.

A los 71, cuando Peñarol había crecido en la cancha, llega el gol de Nacional que abrió el marcador. Un cambio de frente desde la derecha, un quiebre de cintura espectacular de Brian Ocampo ante Juan Acosta  - lateral derecho de Peñarol - y mejor definición ante la salida del arquero Kevin Dawson. Nacional comenzaba a adueñarse del trámite y del partido.

Ese gol cambió completamente el trámite del partido puesto que Nacional golpeó en el momento justo y Peñarol no se recuperó, lo cual fue el K.O. para ellos.

Sobre el final del partido, se realizan cambios en ambos equipos; Larriera manda a la cancha a Nahuelpan para ganar altura en el área contraria mientras que Cappuccio sacó a Brian Ocampo - fundido - para darle ingreso a Christian Almeida que pasó a jugar en el lateral izquierdo y adelantó a Camilo Cándido a jugar como volante por ese sector.

Gol de Camilo Cándido para liquidar el partido (no conseguí otro)

Ese cambio generó que el ex Liverpool tomara mas protagonismo en ofensiva y vino la frutilla de la torta con su gol que fue un verdadero golazo. En el último cuarto de la cancha robó una pelota, se le fue a su marcador, esquivó un "sablazo" de Carlos Rodríguez y definió lejos del alcance de Kevin Dawson. Un partidazo jugó el lateral zurdo y fue un acierto su contratación: valió cada dólar que Nacional pagó por él.

Como anécdota, quedó un remate del volante aurinegro Jesús Trindade que pegó en el palo y luego cayó el telón del partido. Nacional, pegando en el momento que tenía que pegar, venció a Peñarol por dos tantos contra cero en el Gran Parque Central.

Nacional fue bastante firme en líneas generales y reconozcamos que fue vital la gestión que realizó Decurnex haciendo que liberen a los jugadores y contratando un charter para que arribasen a Montevideo lo mas pronto posible. Cándido y Ocampo fueron vitales en el triunfo, no solo por los goles sino por su contribución al equipo.

En cuanto a individualidades, estos son a mi criterio los rendimientos de los jugadores que participaron en el clásico.

SERGIO ROCHET (6): Respondió muy bien cuando tuvo que hacerlo y sacó una pelota en el tiro libre de Pablo Cepellini.
MATHÍAS LABORDA (6): Puso mas énfasis en la defensa que en el ataque. Sufrió un poco con Facundo Torres pero le dio la asistencia a Ocampo en el primer gol. 
GUZMÁN CORUJO (6): Correcto en los mano a mano. Le ganó siempre a Álvarez Martínez.
NICOLÁS MARICHAL (5): Un poco nervioso por el debut, pero se fue afianzando. Cumplió.
CAMILO CÁNDIDO (8): Como lateral cerró su costado y se mandó siempre. Como volante se liberó y a fuerza de empeño e inteligencia, convirtió su primer gol en Nacional y nada menos que en el clásico. Partidazo del lateral izquierdo.
FACUNDO PÍRIZ (6): Presencia y pierna fuerte. 
GABRIEL NEVES (2): Estuvo a nada de dejar al equipo con 10 antes de los 20 minutos. Lo sacaron porque debió ser expulsado - falta infantil - y el árbitro le perdonó la vida.
JOAQUÍN TRASANTE (6): El mismo despliegue de siempre. Corrió y marco hasta que sonó el pitido final.
ALFONSO TREZZA (5): La entrega de siempre pero no tomó nuevamente las mejores decisiones.
BRIAN OCAMPO (8): Está en otro nivel y la rompió. Fue un dolor de cabeza para los manyas.
GONZALO BERGESSIO (5): Buscó generar algunos espacios pero no le quedó ni una para definir. Lo controlaron bien sumado a lo anteriormente dicho.
MAXIMILIANO CANTERA (5): Buen aporte en el medio.
ANDRÉS D'ALESSANDRO (6): Calidad y talento, jugó e hizo jugar.
CHRISTIAN ALMEIDA (-): Pocos minutos en cancha, pero defendió el lateral izquierdo mordiendo como una cobra cuando buscaron por ese sector.
ALEJANDRO CAPPUCCIO (7): Se planificó bien el clásico aunque tuvo la ayuda de Decurnex y Balbi. Nacional va agarrando su idea y los cambios los hizo acertadamente y en el momento justo. Buen debut en clásicos de Cappuccio dirigiendo a Nacional.