No terminó el Torneo Apertura - de hecho recién comienza - y ya se empieza a hablar sobre quienes se van y quienes llegan; en River Plate se habla de una gran transferencia millonaria de Matías Arezo al Atlético Madrid, en Boca Juniors están esperando por los goles de Juan Ignacio Ramírez de Liverpool y en Peñarol se habla de que la salida del lateral izquierdo Joaquín Piqueréz es casi  un hecho. Pero ¿Qué pasa con Nacional? En el club se sabe que ya no está más el defensor Agustín Oliveros que partió al Necaxa de México y se dice que no sería el último en emigrar a corto plazo.

El zaguero o lateral Agustín Oliveros ya estaría con sus nuevos compañeros en México.

Se habla que Gabriel Neves, Guzmán Corujo y hasta el mismo Brian Ocampo - se busca hacer un negocio cuya transferencia tenga ocho cifras - podrían irse a mitad de año. Uno que es un hecho que no renovará es Ignacio Lores.

Ahora, uno de los refuerzos que más ha sonado para Nacional en los últimos días es el zaguero Diego Polenta. El ex capitán tricolor no sería tenido en cuenta en el Olimpia de Paraguay y su posible regreso al club, cobra cada vez mas fuerza.

Diego Polenta, ahora en Olimpia de Paraguay, puede volver.

El decano paraguayo, hace unos días, tomó la determinación de que no van a contar mas con el zaguero uruguayo pese a que aún tiene un año y medio mas de contrato con ellos. Si bien a principios de 2020 tuvo buenas actuaciones y era uno de los titulares fijos en el once inicial, su actualidad deportiva no es la misma hace un buen tiempo: rendimientos no tan buenos y reiteradas lesiones hicieron que los directivos del Olimpia considerasen al jugador como prescindible.

Algunos directivos de Nacional consideran que sería un buen refuerzo que daría un salto de calidad a la defensa y ven ahora la posibilidad de tentarlo para que retorne a jugar nuevamente en el tricolor, pero hay varios directivos con Decurnex entre ellos que consideran que no es tan así.

Diego Polenta y José Decurnex, no hay tanta expectativa como hace un año y medio atrás.

No se desconoce que Diego Polenta tiene varias cualidades que darían un buen salto de calidad en el equipo, pero hay varios factores a tener en cuenta.

En primer lugar, el jugador debe primero resolver por medios legales su situación con el club paraguayo, demandaría tiempo pero no impediría que el jugador tenga tiempo para entrenarse correctamente y ponerse a punto cuando llegue el momento de volver a las canchas, punto a favor para Diego Polenta y el posible regreso a Nacional.

En segundo lugar, habría que destrabar la salida de Polenta del Olimpia. Para ello se debería rescindir el contrato para que llegue en calidad de libre a Nacional. La cuestión es que debe de llegarse a una rescisión de mutuo acuerdo y que el jugador reciba la correspondiente indemnización; lo cierto es que seguramente el equipo de Paraguay no quiere pagar todo y menos Diego Polenta quiere pagar para poder quedar en libertad de acción; Nacional por su parte, espera y no está dispuesto a desembolsar ese dinero.

En tercer lugar habría que ver que pretensiones tiene el jugador. Si se amolda a lo que está establecido de que Nacional quiere pagar y que lo anterior llegue a buen puerto, solamente faltaría la firma de Diego Polenta con el tricolor. Se trata de un jugador que vendría con buena edad y se podría hacer un contrato duradero. Pero, hasta no estar resuelta la situación del jugador con los paraguayos, no habrá charlas ni con Nacional ni con ningún equipo.

Por último, además de la situación física y futbolística actual de Diego Polenta, está el tema de que a comienzos del año pasado el jugador pidió para volver al club, dijo que venía sin pretensiones y a sumar pero cuando se le puso el contrato sobre la mesa, sus pretensiones eran muchas. Apareció el Olimpia, ofreció mas dinero y "a las palabras de Diego Polenta se las llevó el viento"; algo que varios directivos tricolores no olvidaron ni perdonaron.

Rodrigo Muniz, de Deportivo Maldonado.

Con respecto a otros refuerzos, la política de Nacional en cuanto a las posibles contrataciones parece apuntar a tres aspectos fundamentales: jugadores jovenes y con proyección que puedan ser útiles en el equipo o pensando de mediano a corto plazo, jugadores que puedan potenciar al equipo y jugadores que llegarían como reemplazos ante una salida. Aún no se habla de jugadores para reforzar el equipo pero si está la chance de que se vaya Corujo o que Orihuela vaya a MC Torque o cualquier otro equipo del Grupo City, se contratará un zaguero central. La llegada de ese zaguero central sería independiente al posible regreso de Diego Polenta.

Lores se va, pero podría llegar un jugador joven y con proyección como su posible reemplazo, pero en principio sería para que juegue en Tercera y ver como se adapta; el jugador sería Rodrigo Muniz de Deportivo Maldonado. Se trata de un atacante que juega por las bandas, que tiene técnica, velocidad y maneja correctamente los dos perfiles. Es una posibilidad, pero hay que negociar el pase con Deportivo Maldonado.

Armando Méndez vuelve a sonar para emigrar.

Con respecto a posibles salidas, además de la de Guzmán Corujo ya que los directivos consideran que es el momento para que lo haga; vuelve a cobrar fuerza un posible traspaso de Armando Méndez hacia el exterior. Se dice que aún está la chance de la MLS aunque podría irse a otra liga de América Latina. Si bien no hay ofertas formales aún, algunos equipos tras los buenos partidos del lateral, han estado preguntando por él. Si se va Méndez y también Corujo y Orihuela, se verá si Nacional va al mercado por otro lateral derecho o un zaguero; estaría Angelo Gabrielli para el puesto de lateral derecho o bien Mathías Laborda que de a poco se está adaptando a jugar de 4.