La frase "los campeonatos se ganan en el período de pases" muchas veces suele ser cierta porque en base a los jugadores que llegan y se van, se puede planificar la temporada. Es obligación del entrenador elegir bien para planificar un año de actividad futbolística y el éxito o el fracaso dependen de esa decisión.

JORGE DA COSTA "JORGEAO"

El año 1998 fue un año bisagra para Nacional ya que debía cortar un sexenio además de armar un nuevo plantel para poder competir debido a que se habían dado de baja a un plantel completo.

El primero en llegar al club fue el brasileño Jorgeao, que vino acompañando a Hugo De León que comenzaría su primer ciclo como DT de Nacional. Había que rearmar el plantel y fueron elegidos algunos jugadores con bastante experiencia como el zaguero Pedro Daniel Barrios (volvía luego de varios años en el fútbol argentino donde era referente de Huracán de Parque Patricios) y los laterales Cecilio de los Santos (llegaba desde México y fue ex integrante de la selección de Luis Cubilla) y Carlos Soca (campeón de la Libertadores del 88) además de otros jugadores jóvenes que tenían ciertas condiciones como Marco Vanzini (uno de los que terminaría siendo referente), Carlos Camejo, Federico Bergara, Gabriel Álvez y Mario Regueiro. Del año anterior apenas habían quedado el GRAN Ruben Sosa, los arqueros Álvaro Escames y Gustavo Munúa, Fabián Coelho, Rodrigo Lemos, Gianni Guigou, un joven Martín Ligüera, Danilo Baltierra, Jorge "Chispa" Delgado y Damián Rodríguez. Por último fueron ascendidos algunos juveniles como Gustavo Varela y el arquero Pablo Iglesias además de apostar por dos extranjeros que venían para la delantera; el hondureño Milton "Tyson" Núñez - importantísimo en esa campaña -  y el colombiano Jorge "Gallegol" Ramírez.

El equipo base del campeón, arriba desde la izquierda: Leonardo Romay, Cecilio de los Santos, Gianni Guigou, Marco Vanzini, Federico Bergara y Carlos Camejo. Abajo, desde la izquierda: el brasileño Jorgeao, Damián Rodríguez, Gabriel Álvez, Ruben Sosa y Gustavo Varela.

Con el Apertura en el bolsillo, a mitad de año se iban Danilo Baltierra (fin de contrato), Pablo Iglesias (préstamo) y Rodrigo Lemos (se iba a préstamo al fútbol chino). Comenzaba a hablarse de ciertos refuerzos; se hablaba del retorno de Julio Dely Valdéz - estuvo a nada de llegar - y de otros jugadores más como el venezolano Félix Hernández (la había dejado chiquita en Wanderers durante el primer semestre del 98) pero quienes llegaron fueron el guardameta Leonardo Romay (llegaba desde México), Martín Del Campo (lateral o volante que llegaba desde Wanderers) y un "10", el paraguayo Luis Monzón que tuvo poca participación debido a que Hugo De León "no lo había pedido" y porque "si ponía a Monzón tenía que sacar a Ruben Sosa.

Nacional, pese a la mala participación en la Libertadores, ese año ganó de punta a punta el campeonato (primero en adjudicarse los dos torneos), los dos clásicos (el del Clausura con baile incluido) y ese éxito se basó en un Ruben Sosa goleador y líder muy positivo de ese equipo, los goles y la velocidad de Núñez, Varela, Álvez y Regueiro cuando entraron, la seguridad del triángulo final formado por Romay, Jorgeao y Damián Rodríguez y la firmeza del medio con Camejo, Vanzini y Guigou. Quiero destacar otros aportes de ese campeón: el "Chispa" Delgado que cuando entró hizo goles importantes y el paraguayo Monzón que pese a lo poco que pudo jugar, no desentonó y mostró su calidad. En lo personal, me he quedado con ganas de verlo un poco más.

Nacional campeón del 2000.

En el 99 perdimos las finales tras arbitrajes extraños (confundieron una mano negra con una blanca) contra Peñarol, pero en el 2000 Nacional logró armarse de forma espectacular conformando un equipo mejor - en calidad y cantidad - respecto al de 1998.

Se ascendieron juveniles que tuvieron poca participación, como los zagueros Diego Lugano y Álvaro Meneses pero lo importante estuvo en el período de pases.

El primero en llegar, fue nuevamente un defensa que llegaba como una apuesta: el cerrense Mathías González que su participación fue escaza y al otro año se le dio de baja.

Se buscaba un lateral zurdo, para "pelearle" el puesto a Federico Bergara y llegó desde Brasil Adalto Batista. Otros dos, al igual que Camejo desde Villa Española, llegaron para ponerse la tricolor; el volante Omar Pérez y el lateral Fernando Fajardo que jugaba sin problemas por cualquiera de los costados y de volante. Además retornaba al arco - tras seis meses debido a desacuerdos contractuales - Leonardo Romay.

Se mantenía una base con Leonardo Romay en el arco, Del Campo, Jorgeao y Bergara en la defensa, Oscar Morales y Vanzini en el medio junto a Guigou; y en la delantera estaban Álvez y Richard Morales. Ruben Sosa había empezado a alternar, no era mas titular indiscutido. Faltaban algunas piezas como el zaguero derecho y alguien de tres cuartos de cancha en adelante que desequilibre.

"Polillita" Da Silva y "Manteca" Martínez, cuando jugaron en River y Boca; en 2000 llegaron juntos a Nacional.

Para el puesto de mediapunta, se había apuntado a Ruben "Polillita" Da Silva, pese a que también se habló del "10" argentino Henry Homman (ex Cerro y Defensor) o Danilo Tosello, que en el 99 tuvo un buen torneo jugando para Defensor Sporting y quedaba libre. La cuestión es que "Polillita" si bien había tenido buenos campeonatos en los Tecos de México el nuevo DT no lo quería. Nacional quiso aprovechar la oportunidad de traer un futbolista de esa calidad pero su contrato no era asumible para las finanzas tricolores. Si bien no era problema las pretensiones económicas de "Polillita", el tema era que había que desembolsar un dinero para rescindir su contrato con los mexicanos.

La cuestión es que apareció Paco Casal y le hizo una proposición a Nacional: si los tricolores contrataban al "Manteca" Martínez, Casal ponía el dinero que faltaba para traer a Da Silva. La negociación se hizo, pero la historia quiso que Manteca - resistido por la hinchada por su pasado y por su condición de hincha de Peñarol -  diera más resultados que "Polillita". Los goles en las finales (pese a que fueron de penal) y un entendimiento magnífico con el Chengue Morales y Regueiro.

Para la defensa, Damián Rodríguez estaba lesionado y recién en junio iba a poder volver y se había pensado en que Jorgeao y Álvaro Meneses fuesen los zagueros titulares y que Diego Lugano y Mathías González fueran los relevos. Pero, una lesión de Jorgeao y al ver que la zaga formada por González y Meneses no daba garantías hubo que salir a buscar un zaguero. Se hablaba del pase de Lembo desde Bella Vista a Peñarol, pero al no quererlo Damiani, Iocco intercedió y en menos de 24 horas, el zaguero titular del "papal" y la selección se calzó la "2" del tricolor.

El "mariscal" fue importantísimo entre 2000 y la primera mitad de 2003 cuando emigró al Betis de España.

Alejandro Lembo.

Para la segunda mitad, el plantel se mantuvo - sólo se fue Gabriel Álvez a Grecia y Guigou a Italia - y llegó el argentino Pablo Islas desde Racing de Montevideo que fue junto a Chevantón de Danubio uno de los goleadores del Apertura.

Ese año, Nacional ganó el Apertura y Peñarol el Clausura, pero en las finales se impuso el tricolor por 1 a 0 en la primera y empataron en la segunda en un tanto por bando; los dos goles tricolores fueron anotados por Sergio "Manteca" Martínez.

Un dato más de ese Nacional campeón del 2000; se les ganó a todos los equipos menos a Defensor Sporting que contaba también con un plantel de varias figuras que brillaron en ese torneo: Christian González, Fleurquin, Traversa, Magallanes, Marcelo Tejera y los brasileños Eliomar y Ederson.

Nacional de 2009/2010.

Por último quisiera agregar este período pese a que no se pudo obtener el campeonato uruguayo.

Nacional había conquistado la temporada 2008/09 tras una importante serie de partidos finales frente a Defensor Sporting. Además de haber alcanzado las semifinales de la Copa Libertadores.

Hubo un éxodo importante de jugadores y se había ido el DT Gerardo Pelusso. Había que "barajar y dar de nuevo". Los jugadores que se marcharon fueron Alexander Medina, el argentino Marcos Mondaini, Mauricio Victorino, el lateral argentino Federico Domínguez, Adrián Romero, Diego Arismendi y Gustavo Biscayzacú entre otros.

Se comenzaba a delinear nuevamente un plantel competitivo y había que nombrar un nuevo entrenador. El elegido fue Eduardo Acevedo que había logrado una muy buena campaña dirigiendo a Cerro que se coronó con la obtención de la liguilla y la clasificación del albiceleste a la Copa Libertadores del próximo año.

Llegada de Eduardo Acevedo a Nacional.

En cuanto a jugadores, habían quedado en el club Matías Rodríguez, el arquero Rodrigo Muñoz, Mauricio Pereyra, Facundo Píriz, Maximiliano Calzada, Sebastián Coates, Santiago García, "Matute" Morales y Nico Lodeiro entre otros. Faltaban refuerzos para todas las líneas.

El primero en llegar, fue el lateral - volante paraguayo Eduardo Aranda que quedaba libre de Liverpool y Nacional acordó su contratación. Se hablaba que iba a Peñarol pero "se lo sacaron del buche" a los carboneros.

Desde Cerro, llegaron a pedido del entrenador algunos jugadores que se destacaron como el zaguero Gonzalo Godoy, el lateral Christian Núñez y el volante Matías Cabrera (sobrino de Acevedo).

Otros futbolistas que llegaron fueron Sebastián Balsas desde Racing (apriori buena contratación porque era en ese entonces uno de los mejores "9" de nuestro fútbol y porque se declaraba hincha rabioso de Nacional), volvía desde Defensor Sporting Diego "Viruta" Vera y Raúl "Tito" Ferro libre de Danubio. Otro jugador hincha que llegaba era Álvaro "Tata" González.

Raúl "Tito" Ferro

Pero, quizás para coronar ese notable período de pases eran "las frutillitas" que adornaron la torta y que quizás ilusionaban más. Volvían varios de los referentes del período ganador entre 2000 y 2002; Alejandro Lembo, Gustavo Varela, Gianni Guigou y Mario Regueiro; que se sumaban al capitán OJ Morales que ya estaba aún en el club.

Ese equipo de Acevedo poco menos que se repetía de memoria: Muñoz en el arco; Tata González y Matías Rodríguez en los laterales; Lembo y Coates formando la pareja de centrales; OJ y Tito Ferro en la mitad de la cancha y generalmente Regueiro y Varela en la delantera. Sin olvidarme de una dupla creadora en la mitad de la cancha que era lo mejor de ese equipo; MATUTE + LODEIRO=ROBO.

Ese equipo de Acevedo tenía la particularidad que desplegaba un fútbol muy vistoso y contundente, un equipo que daba la sensación de que iba a arrasar a cualquier rival - pese al partido con Wanderers en el Viera que perdimos por goleada - y que tenía recambios buenos; algunos aportes importantes del Morro, "Chapita" Blanco, Balsas, Aranda y otros más.

Lodeiro festejando su gol en el clásico por el Apertura 2009

En el clásico de ese Apertura de la temporada 2009/10, se decía que Nacional lo pasaba por arriba a Peñarol y así fue. Se ganó por goleada y con autoridad por tres tantos contra cero; goles de Regueiro, Lodeiro y el Morro García. Pero, pudo haber sido una goleada histórica.

Nacional fue campeón de punta a punta de ese Apertura por amplia diferencia, sin contar que comenzó tres puntos abajo por una sanción impuesta por la AUF.

Todos los tricolores nos habíamos ilusionado con una fácil obtención del Clausura y con llegar lejos en la Libertadores pero no pudo ser. En la copa nos elimina en cuartos de final el Cruzeiro - con bailes incluidos - y se pierden las finales contra el tradicional rival que logró un Clausura casi perfecto (con Nacional naufragando en la irregularidad) y remontando la diferencia obtenida.

En el medio de ello, pasó algo en el período de pases al comienzo del Clausura. Se va libre Matías Rodríguez a la Universidad de Chile (no hubo renovación de contrato y perdimos a un baluarte en la defensa además de ser polifuncional) y los dirigentes se apuraron - pese a la presión del jugador - de vender a Lodeiro. El Nico podía irse al AZ de Holanda, pagaban buen dinero y al contado y aparte dejaban al jugador hasta mitad de año; pero apareció el Ayax que se lo quería llevar de inmediato. Lodeiro, porque estaba Suárez en el Ayax, quiso ir allá, se lo vendió (pagaron en cuotas) y se fue, por lo que no pudimos tenerlo. Acevedo, prefirió apostar por Mauricio Pereyra, un jugador de nuestras juveniles con diferentes características a las de Lodeiro.

Para reforzar el plantel, solamente vino Ernesto Goñi - lateral o zaguero izquierdo - desde Racing pero su rendimiento fue malo.

Estos son períodos de pases muy buenos que yo recuerdo, pero seguramente los lectores deben pensar que hubo otros. Espero las opiniones y me despido.