Sin brillar, sin jugar bien Nacional volvió a ganar, esta vez ante Villa Española y mantiene aún chances de campeonar. Aún quedan cuatro finales mas y se está a la espera que los de arriba también pierdan puntos.

Nacional venció de atrás y dos a uno a Villa Española.

El tricolor había realizado dos variantes respecto al equipo que salió jugando y que venció a MC Torque la pasada fecha ya que Martín Ligüera decidió que vuelvan al equipo titular Alfonso Trezza y Felipe Carballo saliendo del mismo Santiago Ramírez y Joaquín Trasante. El bolso salió con Martín Rodríguez; Armando Méndez, Mathías Laborda, Diego Polenta, Christian Almeida; Matías Zunino, Diego Rodríguez, Felipe Carballo, Alfonso Trezza; Leandro Fernández y Gonzalo Bergessio. Exactamente el mismo equipo que salió como titular en el clásico como visitante.

Los primeros 20 minutos se vio un Nacional que quiso imponer el ritmo del partido y lo logró ya que Villa Española no llegaba. El Villa lo esperó con una línea de cuatro en el fondo y con cinco volantes; el delantero fue prácticamente un mero espectador.

Pero, las chances que tuvo si no rebotaban en los rivales terminaban en las manos del arquero Facundo Silva que comenzaba a ser la figura de esos primeros 20 minutos. Nacional presionaba arriba y no dejaba salir al rival.

El "bigote" López convirtió el gol en una jugada aislada.

Nacional tranquilamente en esos 20 minutos pudo haberse ido con una ventaja de dos goles pero, en el fútbol los goles no se merecen sino que se hacen. Lamentablemente en una jugada "de otro partido", Villa Española se pone en ventaja con un gol convertido por su capitán Santiago López. Fue la única chance clara que tuvo el "Villa" y la mandó a guardar.

Si bien Nacional acusó el golpe y que bajó bastante las revoluciones, tuvo algunas llegadas mas, entre ellas dos faltas al borde del área que remató el "Keke" Almeida que merecieron mejor suerte.

Gonzalo Bergessio rompió su sequía y puso el empate.

Sobre el final del primer tiempo, una arremetida de Armando Méndez que agarró la pelotita cuando se iba mandó el centro en el que el capitán Gonzalo Bergessio anotó el gol del empate. El cordobés rompió la sequía que tenía y puso antes del descanso la igualdad. De todas formas, el resultado era muy mentiroso por como había sido el partido. Nacional había tenido - contando la del gol - cerca de siete situaciones para convertir, Villa Española solamente una.

Volvió a jugar después de un tiempo, Andrés D'Alessandro.

Para el segundo tiempo, Ligüera ensayó dos variantes, salieron del equipo Alfonso Trezza - muy entreverado - y Felipe Carballo - intrascendente - entrando en su lugar Santiago Ramírez y el argentino Andrés D'Alessandro. Con el juvenil delantero buscaba más explosión por la banda y con el argentino una mejor distribución del juego. Ambos le dieron algo de mejoría en el ataque porque el argentino buscó ser el conductor y generar espacios mientras que el juvenil aportó mucho más claridad que Trezza.

Leandro Fernández puso el dos a uno de penal.

Si bien Nacional buscaba, le costaba entrar porque Villa Española se refugió bien atrás y le cerraba los espacios. Pero, antes de los diez minutos del segundo tiempo hubo un agarrón del defensor Carlos Santucho que desestabilizó al argentino Leandro Fernández y - con revisión del VAR mediante - el árbitro Fedorczuk dio el penal a Nacional. Ese penal lo pateó el argentino Leandro Fernández y puso las cifras que en definitiva liquidaron el pleito. Para colmo de males, unos minutos mas tarde fue expulsado por doble amonestación el volante Mathías Riquero.

De todas maneras, Nacional no tuvo casi intensidad y realizó cambios que de repente no eran los adecuados puesto que entró Maximiliano Cantera por Gonzalo Bergessio y luego entró - faltando pocos minutos - Brian Ocampo por Armando Méndez pasando a jugar Matías Zunino (al que le anularon bien un gol) como lateral derecho.

Las chances que tuvo en el segundo tiempo Nacional para convertir fueron pocas, menos que en el primer tiempo; una que remató débil Cantera, un desborde de Ocampo y un par de remates de larga distancia de Leandro Fernández que uno de ellos dio en el horizontal.

A resumidas cuentas, Nacional ganó se llevó los tres puntos y nada mas. Debe mejorar mucho en la definición - algo endémico ya - puesto que generó algunas jugadas pero careció de efectividad. Por el momento, seguimos vivos y a la espera de otros resultados.

MARTÍN RODRÍGUEZ (6): Poco trabajo y nada que hacer en el gol.
ARMANDO MÉNDEZ (6): Bien en la marca y atacando. De un esfuerzo suyo, llegó el empate.
MATHÍAS LABORDA (5): Tuvo cierta responsabilidad en el gol puesto que quedó habilitando a todos, el resto nada que reprocharle.
DIEGO POLENTA (6): Bien, sin complicaciones y sin complicarse.
CHRISTIAN ALMEIDA (7): Otro enorme partido del lateral zurdo. Se animó a patear los tiros libres y merecieron mejor suerte.
MATÍAS ZUNINO (5): Aceptable partido, faltó atacar un poco mas. Convirtió un gol que fue anulado correctamente por el árbitro.
DIEGO RODRÍGUEZ (6): Buen partido en la recuperación. No luce, pero cumple.
FELIPE CARBALLO (4): Intrascendente de más.
ALFONSO TREZZA (3): La entrega se vio, pero sigue jugando muy mal.
LEANDRO FERNÁNDEZ (7): Generó el penal y lo pateó con categoría. Fue el mejor en ataque y uno de los mejores del equipo.
GONZALO BERGESSIO (6): Capaz no está bien físicamente pero se las arregló. Volvió a convertir tras un buen tiempo de no hacerlo.
ANDRÉS D'ALESSANDRO (6): Le dio claridad a la elaboración de fútbol pero capaz rendiría mejor jugando mas arriba. Estuvo, o dio la impresión, jugando casi como doble 5.
SANTIAGO RAMÍREZ (5): Faltó jugar mas en ofensiva pero aportó mas claridad que Trezza. Colaboró mucho en el ida y vuelta.
MAXIMILIANO CANTERA (4): Escaso aporte.
BRIAN OCAMPO (-): Pocos minutos en cancha y algún desborde.
MARTÍN LIGÜERA (4): Mal en no poner el equipo que ganó frente a MC Torque. Los cambios estuvieron algunos acertados y Ocampo debió entrar antes.

EX TRICOLORES EN EL RIVAL.

SANTIAGO MERLO: Entró tras la expulsión de Riquero para dar salida clara y asistir.
ROBERT FLORES: Pocos minutos en cancha.