Como había dicho, comenzó a escribir la segunda parte de los "panqueques" del fútbol uruguayo, y luego se jugó en uno de los grandes. Incluso, en el pasado.

El primer nombre de este post - y el que es la portada - es el de Luis Cubilla, el ex jugador de Peñarol, el campeón de la Libertadores del 71 y también el DT de la selección uruguaya a los comienzos de los 90 (donde fueron Los rechazos y los repatriados, principalmente el francés y los jugadores representados por Paco Casal y la leyenda en la Olimpia de Paraguay, donde tuvo varios ciclos como entrenador.

Luis cubilla en peñarol

Luis Cubilla fue delantero y comenzó su carrera en Peñarol donde jugó entre 1957 y 1962, siendo campeón dos veces consecutivas de la Libertadores. Luego emigró al Barcelona de España, pasó por River en la Argentina pero en 1969 llegó a Nacional sin importar su historia con los aurinegros.

Luis Cubilla en Nacional

Cubilla fue uno de los jugadores referentes campeones de la primera Libertadores de Nacional y campeón del mundo también en 1971, en un equipo que tenía entre otros al arquero brasileño Manga y al goleador argentino Luis Artime.

Como futbolista se retiró en 1976 siendo campeón uruguayo con Defensor, a resumidas cuentas un ganador. Falleció en Asunción del Paraguay el 3 de marzo de 2013.

Uno que es bastante recordado como traidor fue Mario Barilko, conocido popularmente como "Pacha".

Mario Barilko (izq) en Nacional con Tony Gómez y el Chino Recoba

Barilko llegó a Nacional en la segunda mitad de 1996 siendo pedido expresamente por el entrenador Miguel Puppo quien lo había dirigido en Liverpool el año anterior. Era un volante central aguerrido y recio que ese año no tendría continuidad como titular. Pero al otro año, fue su destape pese a que Peñarol obtuvo el Quinquenio. Barilko metió goles en varios partidos (goleador en la Liguilla 97) e incluso en los clásicos lo cual hizo que se lo tenga en cuenta en la selección y que a fin de año pasara al fútbol azteca.

Mario Barilko en Tigres de México

A mitad del 98, sin continuidad en los Tigres de México, se hablaba del retorno de Mario Barilko a Nacional pero De León le bajó el pulgar. Luego de que Gregorio Pérez lo solicitara para Peñarol (que llegó junto a Gabriel Cedrés y Pablo García) el Pacha declaró "Yo soy hincha de Peñarol y en Uruguay sólo juego para Peñarol" por lo cual fue fichado. La barra de Nacional, jamás perdonó esa declaración y Barilko era insultado siempre, aún mas cuando llegó el clásico. Muchos piensan que si bien era manya, y que cuando estuvo en Nacional rindió; si hubiese ido de callado a Peñarol nadie decía nada. El tema fue esa declaración inoportuna.

Si bien hay muchos futbolistas que son declarados "hinchas de..." pero que también se autodefinen como "profesionales" creo que al "Pato" Marcelo Sosa es al que mejor le sienta esa definición.

Marcelo Sosa en Nacional

Este aguerrido volante central surgido en Danubio y que fue parte de la selección durante los períodos de Juan Ramón Carrasco y Jorge Fossatti, había declarado públicamente ser hincha de Peñarol. Pero, primero fue contratado por Nacional.

En el comienzo de 2007, fue contratado por el Club Nacional de Football como refuerzo para jugar el Uruguayo y la Libertadores. Fue parte del equipo titular con Daniel Carreño primero y con Pelusso luego hasta que se fue a Tecos de México. Cuando llegó se le preguntó acerca de como tomaba la llegada a Nacional habiendo declarado antes que era hincha de Peñarol; la respuesta del Pato Sosa no se hizo esperar: "Bien, yo voy a defender a muerte a Nacional porque ahora estoy acá y es el equipo que me paga el sueldo". Profesional y hábil declarante resultó ser.

En Nacional, si bien no ganó nada, muchos hinchas reconocen la entrega y el profesionalismo del Pato Sosa, porque nunca fue para atrás - ni en el clásico - y porque metía con ganas.

Marcelo Sosa en Peñarol

Después de no tener casi oportunidades en México, el Pato fue fichado por Peñarol. De Nacional nadie dijo nada, puesto que se sabía que era aurinegro y que era cuestión de tiempo que fuera para allí; sin mencionar el reconocimiento que tuvo por parte de la hinchada cuando estuvo en Nacional.

Marcelo Sosa con ambas camisetas.

Del pasaje del Pato en Peñarol, queda la estadística que formó parte del campeón uruguayo 2009/10, pero también otros temas extrafutbolísticos como cuando se peleó ni bien llegó con el argentino Martinuccio y en un amistoso contra el Real Madrid que buscaba despeinar a Cristiano Ronaldo solamente para provocarlo.

El Pato Sosa marcando a Cristiano Ronaldo en 2010

Otro futbolista que no podía faltar era el Vasco Oscar Aguirregaray, que en 1983 era parte del "Nacional de las estrellas"; en la foto junto a Víctor Espárrago y José Moreira.

Club Nacional de Football en 1981

El Vasco entre 1980 y 1985 jugó para Nacional y formó la pareja de zagueros en el clásico que dejaron último a Peñarol con Ricardo Aja. Después de 1985 se fue de Nacional y jugó para Defensor donde salió campeón uruguayo en 1987.

Después estuvo en el Inter de Porto Alegre y Palmeiras de Brasil para volver en 1991 a Defensor Sporting y ser nuevamente campeón uruguayo con el violeta.

Oscar Aguirregaray en Peñarol

A fines de 1993, terminaba su contrato con Defensor Sporting y se hablaba de que volvía a Nacional para reforzar la retaguardia, pero apareció Peñarol en escena, ofreció más dinero y el Vasco se puso la aurinegra. Fue uno de los referentes en el Quinquenio y fue integrante de la selección uruguaya campeona en la Copa América de 1995. Se retiró en el 2000 jugando en Peñarol.

Así como hubo ganadores con los dos cuadros, como Cubilla y Aguirregaray, hubo fracasos notorios en ambos grandes. El ejemplo típico fue el medio hermano de Edinson Cavani, el ex delantero Walter Guglielmone.

Walter Guglielmone en Nacional

Walter Guglielmone surgió en Nacional y fue uno de los ascendidos por De León en el 99. Apenas un gol en su primer semestre en Primera y luego en el 2000 fue cedido a Frontera de Rivera donde no tuvo mayor destaque. Pero, en 2001 fue nuevamente cedido por Nacional, esta vez a Wanderers donde se aburrió de meter goles, fue el goleador del campeonato y tuvo su oportunidad en la selección en aquella Copa América de Colombia donde fuimos (siendo muy generosos) con un equipo B.

Guglielmone en Wanderers fue el goleador del Uruguayo 2001

Su buen rendimiento en Wanderers le permitió volver al otro año a Nacional (más que iba a estar Carreño como DT que lo dirigió en Wanderers) pero no tuvo suerte: poca participación, ningún gol y se va cedido a jugar al Ajaccio de Francia donde tuvo un rendimiento interesante. Vuelve en 2003 a Nacional, pero no es tenido en cuenta casi y a fin de año es dejado libre. Se va a México donde fue tiene un rendimiento aceptable pero luego es dejado libre. A comienzos de 2004 ficha por Danubio donde tiene un rendimiento destacado y, un año después, a mitad de 2005 se da el pase de Guglielmone a Peñarol. Llegó pedido especialmente por Fernando Morena.

Una de las gastadas a Guglielmone, pero se lo ve con la aurinegra

Cuando llega a Peñarol declara que siempre fue hincha, y si bien tuvo muchas oportunidades en el equipo, pasó lo mismo que en Nacional: no rindió. A mitad del 2006 le es rescindido el contrato y termina en Liverpool; donde puso final a su carrera.

Ruben Pereira

Pocas veces se da un pase de un grande al otro, un ejemplo típico es Ruben Pereira. Llegó a Nacional en el 93 y generó varios problemas puesto que se lo veía apático y en su casa se decía que tenía una bandera enorme de Peñarol. Cuando Nacional lo deja libre en el 95, pasa a formar parte de la plantilla aurinegra. Era siempre desequilibrante en los clásicos jugando para Peñarol según la prensa, pero a mitad del 98 es dejado libre por fin de contrato.

Carlos Favier Soca

Duele cuando alguien surgido de uno de los grandes y de ser campeón de todo cruce la vereda, eso pasó con Carlos Soca.

Este lateral izquierdo surgió en el 88 en Nacional y fue titular en la final de la Libertadores de ese año frente a Newell´s. Soca fue campeón de todo con Nacional y tuvo pasajes en el extranjero por Argentina y (en el final de su carrera) por Brasil. A mitad del 95 volvió para jugar en el club, pero no llegó a jugar. Para Héctor Salvá no contaba e incluso pidió a comienzos del 96 al negriazul Juan Morán para el puesto de lateral izquierdo, a lo cual fue dejado en libertad de acción.

Al no tener ofertas, recibió la llamada de Fossatti - flamante entrenador de Peñarol en ese entonces - para sumarlo ya que buscaba un carrilero con subida; una de las características de Soca además que era buen pateador de penales y tiros libres.

Soca, hincha del bolso dijo que fue una decisión difícil, porque por un lado no quería traicionar a Nacional pero estaba su familia y él precisaba jugar para darle de comer a su familia. Quedó una declaración suya que dijo: "Nacional me dejó libre y la única oferta que tenía era la de Peñarol...es fácil decir en tal cuadro no juego si tengo 3 millones de dólares en el banco; pero cuando uno no los tiene y si tiene una familia que alimentar no me quedó otra".

El paso de Soca por el carbonero fue bastante anecdótico porque apenas jugó unos partidos y metió un gol. En el 98 volvió a Nacional pese a que jugó poco por la lesión al principio y los buenos rendimientos de Federico Bergara y se fue del club siendo campeón. Sus últimos equipos fueron Juventude Caxias de Brasil y Juventud de Las Piedras.

Heberley Sosa, jugó en Peñarol en el 96 y en 2003 en Nacional

Otro jugador más que cruzó la vereda fue el melense Heberley Sosa, que fue cedido en 1995 por Peñarol a Central Español donde tuvo un buen rendimiento. También tuvo un papel bueno en el Preolímpico de 1996 donde integraban la Sub 23 de Uruguay jugadores como Marcelo Romero, Marcelo Tejera, Gabriel Álvez, Federico Magallanes y Nelson Abeijón entre otros.

En el 96, con Fossatti como entrenador, fue titular junto a Luis Romero al comienzo desplazando a Magallanes al banco. Pero bajos rendimientos del "Mosquito" lo relegaron al banco y Fossatti le tuvo poca consideración luego.

Fue en la Olimpia de Paraguay, paradójicamente de la mano de Fossatti y tuvo un regreso en el 2001 para jugar en Central Español. Luego pasó a Nacional donde tuvo muy poca participación, e incluso jugando fuera de su puesto.

Fin de la segunda parte ... Continuará.