En varios países, pese a muchos hinchas, duela y sus figuras, juegue en equipos que consideran rivales, es algo común. No solo porque muchas veces son jugadores extranjeros que en un negocio o incluso se toma como normal "porque son profesionales"; en Italia tanto Roberto Baggio como Andrea Piró jugar en los tres grandes (Milán, Inter y Juventus) por poner un ejemplo.

En la Argentina, como en nuestro fútbol, ​​muchas veces cuando un jugador pasa "de un grande a otro"; es considerado traición, el futbolista es tratado como mercenario e incluso se desconoce si fue ídolo en su momento. No se perdona.

Siempre hubo jugadores de Peñarol que pasaron a Nacional y viceversa, dejo una lista de algunos casos bastante conocidos.

Sergio Martínez, el primero desde la izquierda, en Peñarol.

Una de las apariciones de Defensor a fines de los 80, mundialista en Italia 90 y que fuera campeón de América con la selección uruguaya; pasó a Peñarol en 1991 donde estuvo casi dos años y formó la delantera con Gabriel Cedrés. Cabe destacar que "Manteca" era manya declarado y que cuando pasó de Peñarol a Boca Juniors (donde es uno de los goleadores históricos) había manifestado públicamente que "jamás jugaría en Nacional". Luego de Boca, en 1998 pasó al Deportivo La Coruña donde apenas jugó para pegar la vuelta al fútbol uruguayo en el 2000.

Parecía que su retorno a Peñarol era cuestión de tiempo, incluso Ribas - en aquel entonces DT de Peñarol - lo tenía en sus planes; pero se encontró con el no rotundo del Contador Damiani. Al final Paco Casal, en una jugada maestra; lo colocó en Nacional ya que Casal puso el dinero que faltaba para que Nacional contratara a "Polillita" Da Silva y además le cedió al tricolor a Alejandro Lembo. Martínez fue recibido por Esteban Gesto que le recordó su frase y le dijo que jamás se debe escupir para arriba.

Sergio Martínez con el uniforme de Nacional.

Si bien al principio, por su pasado y por ser hincha declarado de los carboneros, fue resistido; fue ganándose de a poco y a fuerza de goles el afecto de la hinchada. Incluso, fue el autor de los goles en las finales por el Uruguayo 2000 frente a Peñarol que por cierto gritó los goles.

Otro caso que en su momento dio que hablar fue la llegada de Luis Romero en 2004 a Nacional, quien fuera nuestro verdugo en el Quinquenio.

Lucho Romero en Peñarol

Si bien estaba identificado con los manyas, es sabido que Lucho era del bolso antes de ir a Peñarol, y si bien tuvo muchos idas y vueltas; la relación entre Romero con los manyas quedó destruida. En 2004, fue uno de los pedidos de Ostolaza para el tricolor y su llegada fue muy resistida por parte de la parcialidad tricolor. No por el hecho que estaba identificado con los carboneros, sino porque Romero llegaba siendo veterano.

Luis Romero en Nacional

Si bien al principio era titular, con la llegada de Abreu a mitad de año fue relegado al banco de suplentes. Pero, en el clásico del Clausura 2004, cuando íbamos 2 a 0 abajo; De León mandó al Lucho a la cancha y marcó los dos primeros goles para empatar el clásico y el tercero fue obra del Loco. La hinchada que tanto lo sufrió en el Quinquenio, que lo resistió cuando llegó; en ese momento lo ovacionaba mientras el Lucho festejaba los goles besándose el escudo de Nacional del cual siempre se declaró hincha.

Federico Bergara, en Nacional marcando a Walter Pandiani en un clásico

Federico Bergara, lateral izquierdo que comenzó su carrera en Racing es sobrino de un ex jugador, Mario Bergara. En el 93 jugó para el manya y luego de deambular por otros equipos en el 98 llegó a Nacional para cortar el sexenio y ser una de las figuras del tricolor durante casi tres años.

Otro que tuvo un pasaje breve por el tricolor y luego fue a Peñarol fue el delantero Diego "Tornado" Alonso, que entre el 98 y 99 se destacó en el Bella Vista de Ribas.

Diego Alonso, jugando para Nacional en 2006 marcado por Paolo Montero

En el 2006 llegaba a Nacional como refuerzo junto con Marcelo Tejera - otro que estuvo en ambos - pero su pasaje apenas duró 6 meses. Hizo algunos goles en Nacional pero no mucho mas. En 2009 retornó al fútbol uruguayo pero para jugar en Peñarol, equipo del cual se declaró hincha nada mas al llegar.

Diego Alonso jugando para Peñarol

En Peñarol fue campeón uruguayo en el torneo 2009/10 y finalista de la Libertadores 2011. Luego de haberse retirado, en 2013 fue nominado como DT de Peñarol pero apenas duró pocos meses. Debido a malos resultados fue cesado en el cargo y reemplazado por Jorge Fossatti.

Juan Ramón Carrasco en sus comienzos en Nacional

Si bien hay alguien que muchos no le perdonan "haberse puesto la del otro cuadro" es a Juan Ramón Carrasco. Comenzó jugando en Nacional a fines de los 70 y se retiró en 2001 (con 40 largos) jugando para el Rocha donde fue jugador y DT al mismo tiempo.

Juan Ramón tuvo varios pasajes por Nacional, donde en el medio estuvieron varios clubes de todo el mundo, pero cuando en el 89 quiso volver "se le bajó el pulgar" y de bronca nomás se puso la amarilla y negra.

Juan Ramón Carrasco (izq) en Peñarol junto a Diego Aguirre

Si bien su pasaje por el aurinegro fue breve y olvidable, muchos hinchas de Nacional jamás le perdonaron que se haya puesto la del carbonero. Hacia fines de los 90 hubo dos retornos mas a Nacional, en 1995 y 1997, donde muchos lo consideraron el responsable del Quinquenio cuando metió aquel gol a Defensor Sporting que le dio a Peñarol la posibilidad de meterse en la disputa por el Uruguayo y acceder a las finales.

Igual, Juan Ramón como DT tuvo su pasaje en Nacional entre el 2010 y 2011, donde ilusionaba con su buen juego. Si bien salió campeón, Nacional con Carrasco en la dirección técnica jamás mostró el famoso "tiki tiki"e incluso Peñarol disputó frente al Santos de Neymar la final de la Libertadores 2011 donde fueron derrotados.

Lucas Cavallini en Nacional

Hubo una época que en Nacional llegaron jugadores canadienses que fueron fichados para jugar en las juveniles. Uno que llamaba la atención era el delantero Lucas Cavallini, que era un 9 bastante fuerte y goleador.

Varias veces fue cedido a otros clubes por parte de Nacional donde fue goleador, pero para muchos entrenadores el canadiense no entraba en los planes. Pero, en 2013 el DT argentino Rodolfo Arruabarrena lo pensó como alternativa y si bien tuvo poca participación hubo una cosa que lo condenó con gran parte de la parcialidad tricolor: en la derrota frente a Liverpool, Cavallini "sacó la patita" en vez de entrar fuerte para hacer el gol. Al poco tiempo fue dejado libre por Nacional y tuvo un pasaje por Juventud donde era goleador. Esto llamó la atención del aurinegro.

Lucas Cavallini en Peñarol

A comienzos del 2017 es contratado Leo Ramos como nuevo DT de Peñarol y pide como refuerzo para la delantera al canadiense. La hinchada de Peñarol, como era de esperarse, comienza a resistirse ante la llegada de Cavallini.

El argumento era que Leo Ramos quería un punta alto y fuerte para "hacer el trabajo sucio" y que bajara pelotas para el otro delantero. El pasaje de Cavallini por los manyas fue bastante discreto y breve, ya que a mitad de año fue a jugar al Puebla de México. Actualmente Lucas Cavallini es parte de la selección de Canadá y el 9 titular de la misma.

Alfonso Domínguez (arr - der) en Peñarol

Si hubo alguien que en su momento defendió a ambos grandes fue el duraznense Alfonso "la guacha" Domínguez. Lateral izquierdo titular en el Peñarol campeón de la Libertadores de 1987, campeón de América con Uruguay ese mismo año y mundialista en Italia 90.

A mitad de la década del 90, la guacha pasó a jugar para Nacional siendo el lateral tanto por derecha como por izquierda titular pero no pudo repetir nada de lo que ganó en Peñarol en Nacional.

Alfonso Domínguez (arr-der) en Nacional

A fines del 96, Alfonso Domínguez abandonó Nacional para jugar en otros equipos menores. Uno de sus últimos equipos (o el último) fue el Tito Borjas de San José en el cual coincidió con Ruben Paz, Fabián O´Neill y Venancio Ramos.

Este es el material más jugoso. Incluso hay futbolistas que no han llegado a jugar en Primera en un gran pero en otro protagonismo.