Peñarol nos derrotó por dos a uno en el Gran Parque Central y ahora estamos en una situación desventajosa para la vuelta. Nos quedan 90 minutos para poder seguir en la Copa Sudamericana y encaminar todo.

Píriz frente a Agustín Canobbio que nos complicó la noche.

El jueves 22 en la cancha de ellos, tendremos que ganar por dos tantos de diferencia para poder seguir adelante en la Copa Sudamericana. Si ganamos por uno a cero, clasifican ellos, ganando dos a uno se va a la lotería de los penales pero si llegamos a ganar 3 a 2, por diferencia de goles de visitante, pasamos de fase.

Este partido del jueves, Peñarol dominó el trámite y a Nacional no le salió nada de nada. Salvo por Corujo que cumplió, la defensa fue un colador; en el medio salvo por el trabajo de Píriz que anduvo bien marcando y con el despliegue de Joaquín Trasante, estuvo partido al medio; Ocampo tuvo algunos chispazos pero nada mas y Bergessio - aislado arriba - generó peligro y anotó un gol que puede ser importante.

Peñarol, en cambio tuvo una defensa muy firme con González y Piquerez que se proyectaron mucho y cerraron sus laterales y con un Formiliano que mostró que siempre en los clásicos nos complica. En el medio, Gargano marcó a todos e hizo lo que se le antojó, mientras que Agustín Canobbio fue el mejor de los rivales en la ofensiva.

Nacional recién a los 40 minutos pudo generar algo, puesto que anularon bien a Ocampo y los demás no acompañaron; sin mencionar que cada vez que Peñarol atacaba generaba nerviosismo.

Gonzalo Bergessio jugó solo arriba, pero convirtió un gol importante.

Si Peñarol no convirtió antes, fue gracias a una actuación notable de Sergio Rochet que salvó todo lo que pudo. El árbitro argentino Néstor Pitana, descontó un minuto, pero el gol de los manyas llegó pasada la hora. Nada que hacer, pero la polémica quedó.

Para el segundo tiempo, con el fin de cambiar la pisada, Alejandro Cappuccio mandó a la cancha a Felipe Carballo y Maximiliano Cantera y quedaron en el banco Joaquín Trasante y Gabriel Neves. El ex Deportivo Maldonado fue uno de los pocos que quiso ir al frente mientras que Felipe Carballo fue intermitente por demás.

Peñarol, también dominó en el segundo tiempo con Gargano haciéndose amo y señor del mediocampo y distribuyendo bien la pelota. No debió haber salido Trasante. Unos minutos más tarde, salió Andrés D'Alessandro a la cancha por Camilo Cándido que también tuvo una mala noche. El argentino quiso jugar al fútbol y tuvo una chance de tiro libre que arañó el horizontal.

Sobre los descuentos, el juvenil aurinegro Valentín Rodríguez - que entró por Torres que fue bien controlado y se adelantó a Piquerez - con una jugada muy buena en lo individual puso el dos a cero que no vino antes gracias a Rochet. Pero, en el último minuto de descuento, Gonzalo Bergessio pone el tanto del honor que nos deja con vida por el momento.

Ahora, hay que ganar por dos goles en la cancha de ellos, como sea, pero no puede quedar ultrajado el Gran Parque Central; hay que vengar la ofensa.

SERGIO ROCHET (6): No tuvo culpa en los goles y salvó el arco en otras oportunidades.
MATHÍAS LABORDA (3): Desbordado constantemente y nunca pudo con Canobbio.
GUZMÁN CORUJO (5): Cumplió, dentro del caos fue el mejor de la defensa.
NICOLÁS MARICHAL (4): No anduvo bien y jugó nervioso.
CHRISTIAN ALMEIDA (4): Nunca estuvo cómodo en la cancha y lo desbordaron siempre.
FACUNDO PÍRIZ (5). Cumplió en la marca.
GABRIEL NEVES (4): Bastante inoperante.
JOAQUÍN TRASANTE (5): Buen despliegue en el primer tiempo, no debió salir.
CAMILO CÁNDIDO (4): Poco y nada.
BRIAN OCAMPO (5): Algunos chispazos, pero lo controlaron muy bien.
GONZALO BERGESSIO (6): La peleó solo todo el partido y convirtió el gol que nos dejó con vida. Al menos por el momento.
MAXIMILIANO CANTERA (6): Uno de los pocos que fue al frente.
FELIPE CARBALLO (3): Menos que Neves aún.
ANDRÉS D'ALESSANDRO (5): Quiso jugar al fútbol y tuvo su chance de tiro libre.
ARMANDO MÉNDEZ (3): No quiso arriesgarse a "bajar" a Valentín Rodríguez para no recibir la segunda amarilla y costó el segundo gol de Peñarol. Muy mal otra vez.
ALEJANDRO CAPPUCCIO D.T. (4): Armó el equipo muy defensivo y varios no cumplieron. Los cambios tuvieron cierta lógica pero no respondieron como se esperaba.