Hoy, 23 de octubre de 2019 muchos dicen que Nacional tiene el mejor plantel y que va expreso al título ya que está en lo más alto de la Tabla Anual y en el Clausura lleva 7 triunfos en 7 partidos; puntaje perfecto.

Ahora, si bien faltan muy poco para que termine el Campeonato Uruguayo, debemos tener en cuenta que en caso de campeonar en el Clausura y obtener la Anual (fundamental en la ventaja en la/las final/finales) aún debemos vencer al rival de todas las horas en una o varias finales por el campeonato. Recordemos que Peñarol ganó el Apertura.

Si bien esta situación en marzo, previo al cambio de técnico era impensada (se hablaba que Peñarol tenía el camino despejado y que la anual era imposible) hoy en día es real la posibilidad de que a fin de año se reconquiste el Campeonato Uruguayo después de dos años en el cual el rival de todas las horas se lo adjudicó.

Pero, ¿cuáles fueron las razones que hicieron posible este cambio? Son varias y las mismas se analizarán ahora.

Peñarol se vino abajo y se siente.

Clásico Nacional 3 Peñarol 0

Peñarol venía en una racha buena, no sólo por el bicampeonato obtenido sino porque en los clásicos se notaba una superioridad (anímica) del carbonero frente al tricolor; sin mencionar que habían ganado el Apertura de punta a punta pese a que si bien se "cayó" un poco al final del mismo; a Nacional también lo habían perjudicado los arbitrajes como en el partido frente a Fénix donde se le anularon dos goles lícitos al tricolor.

De cara al Intermedio, Peñarol tuvo bajas que no supieron disimular: se fue el lateral izquierdo Lucas Hernández a Brasil (el ejecutante de la pelota quieta y uno de los mejores en su puesto); no pudieron retener al zaguero argentino Cristian Lema (peso en ambas áreas además de ser buen ejecutante de pelota quieta); se fue el Toro Fernández - goleador del equipo - y además vendieron a dos de los más prometedores juveniles que tenían; el delantero Darwin Núñez y Brian Rodríguez que era el jugador diferente que tenían.

Sin mencionar que los refuerzos que llegaron no colmaron las espectativas como el español Xisco, el colombiano Riascos (le rescindieron al mes el contrato), el zaguero ex Fénix Rodrigo Abascal y el lateral argentino Rojas. Fueron apenas unos "retoques" al plantel puesto que el dinero no abundaba como para hacer erogaciones grandes en refuerzos.

Sin mencionar que los "referentes" del carbonero bajaron considerablemente su rendimiento; ya no rinden lo mismo el "Cebolla", Gargano, Pereira, Estoyanoff y Formiliano. El único que mantiene cierta regularidad de los referentes es el golero Dawson.

Gonzalo Castro frente a Peñarol

La debacle para Peñarol fue en el clásico del Intermedio - ya había empezado a hacer agua el carbonero - donde el tricolor lo humilló con un 3 a 0 (goles de Gonzalo Castro en dos oportunidades y Felipe Carballo) que tranquilamente pudo ser una goleada más abultada.

Allí Nacional no solamente desnudó las falencias del carbonero sino que fue un golpe anímico muy grande que lo dejó al borde del K.O.

Álvaro Gutiérrez supo cambiar y para bien.

Álvaro Gutiérrez, D.T. de Nacional.

Cuando retornó Álvaro Gutiérrez quiso plantear el mismo sistema táctico que buenos resultados le había dado en su anterior paso por Nacional: un 4-2-3-1 y al principio tenía los jugadores para implementarlo; pese a que el plantel fue heredado.

Había probado con Estaban Conde; Guillermo Cotugno, Guzmán Corujo, Felipe Carvalho, Matías Viña; Rafael García, Gabriel Neves; Santiago Rodríguez, Rodrigo Amaral, Gonzalo Castro; Gonzalo Bergessio como único punta.

Si bien se habían conseguido algunos resultados positivos, el equipo aún no estaba totalmente ensamblado y estábamos siendo perjudicados por algunos arbitrajes.

Gutiérrez logró lo que Domínguez (su antecesor) no había logrado en varios partidos: lograr funcionamiento en los 90 minutos, dar fortaleza defensiva y ganar. Además que el equipo se recitaba de memoria casi.

Sobre el final del Apertura, se rompe los ligamentos Amaral (que venía repuntando) y para el Intermedio por lesión no tuvimos a Santiago Rodríguez que era el otro "diferente". Había que traer urgente un "10"para reemplazar a Amaral.

Gustavo Lorenzetti.
Pablo Barrientos.

Teníamos a Gustavo Lorenzetti (volante argentino que llegó de la U de Chile) y sobre el final llegó otro argentino; Pablo Barrientos. Ninguno de los dos funcionó.

También, se había insistido con Matías Zunino como "puntero derecho" ocupando el lugar de Santiago Rodríguez. Salvo en el clásico, Zunino despertó muchas dudas.

Venía el clásico y Nacional, pese a que Peñarol estaba decayendo y su rendimiento no era el mismo que en el Apertura; no terminaba de convencer y ese clásico (que a la postre ganaría Nacional por 3 a 0) era vital para el resto de la temporada.

Durante la semana, Gutiérrez ensayó para el clásico con Barrientos de titular manteniendo el sistema base; pero tenía en mente un cambio de sistema; colocar un volante mixto para auxiliar a los volantes de marca y controlar mejor el partido. A resumidas cuentas, pasar a jugar con un 4-1-4-1.

Felipe Carballo en su anterior pasaje por el club.

El elegido fue Felipe Carballo, que había retornado a comienzos de año desde España y no había convencido con su rendimiento. Gutiérrez por el planteo fue criticado, pero salió redondo.

Felipe Carballo fue uno de los mejores del clásico e incluso anotó el tercer gol; pero Gutiérrez volvió a encontrar un equipo y un buen sistema; si bien era un 4-1-4-1 podía pasar tranquilamente a un 4-3-3. Hasta ahora ha dado resultados, puesto que desde el clásico hemos ganado todos los puntos en juego empleando ese sistema.

¡Llegó la hora de los pibes!

Clásico y triunfo, varios pibes titulares.

Algo que hacía tiempo que se venía reclamando era que los pibes jugaran, que tuvieran sus oportunidades. Se le reclamó a Lasarte, a Medina, a Domínguez (pese a que a Santi lo hizo debutar él y Viña era titular) y también a Gutiérrez.

El Guti, al principio se la jugó por los grandes debido al delicado momento en que se encontraba el tricolor pero después fue mezclándolos, dándole oportunidades y algunos fueron ganándose la titularidad y otros se consolidaron como titulares.

Matías Viña, quizas fue el más notorio puesto que llegó a ser citado para debutar en la mayor; es un lateral izquierdo muy completo y que aún no alcanzó su techo.

Otro que había sido bastante postergado y que comenzó a ser titular y consolidarse con Gutiérrez fue Gabriel Neves; un volante con marca, personalidad y buen pase.

Tanto Neves como Viña se han hecho presentes en más de una oportunidad en el marcador.

También hubo otros que se han ganado su lugar en el equipo titular de forma reciente como Brian Ocampo; un puntero veloz, explosivo y gambeteador. Y también hizo debutar a Thiago Vecino que muestra potencia en la delantera cada vez que le toca jugar. Vecino fue muy reclamado por la parcialidad.

Thiago Vecino
Brian Ocampo

Tanto Vecino como Ocampo fueron campeones de la Libertadores Sub-20 de 2018, reclamados por la hinchada y ahora consolidados en Primera. Incluso, hoy en día para quien escribe y para muchos; Ocampo es titular indiscutido.

Además de todos los que se mencionaron anteriormente, podemos agregar a Armando Méndez y Guzmán Corujo, el primero de gran campaña en Fénix y respondiendo correctamente cuando le tocó jugar y el segundo titular.

Sin mencionar a otros que ya debutaron y tienen un buen futuro: Mathias Laborda y Emiliano Martínez.

Mathías Laborda.

Laborda es zaguero, también campeón de la Libertadores Sub-20 junto a Ocampo y Vecino; ya debutó e incluso se hizo presente en el marcador en una oportunidad.

Emiliano Martínez

Emiliano Martínez es un volante central con buena marca y buen manejo de pelota que ya debutó en la 1ª fecha del Clausura en el triunfo de Nacional frente a Liverpool.

Los puestos muy bien cubiertos.

Luis Mejía, arquero de Nacional

Estamos en una seguidilla importante de partidos para terminar el Campeonato Uruguayo en tiempo y forma; el cansancio de los jugadores se acusa. Se juega cada tres días y además hubo viajes de algunos jugadores (Viña y Mejía) por los compromisos internacionales. Para paliar la seguidilla, un plantel largo y completo es importante; y Nacional lo tiene. Con dos jugadores por puesto y los juveniles, dándole cabida a todos y manteniendo el buen clima es una solución.

¿Cómo está hoy puesto por puesto Nacional? Analizando los puestos vemos que está bastante bien cubierto.

En el arco Mejía ha respondido y lo ha convertido en el titular indiscutido; incluso antes de que Conde dejara el club ya se había hecho con el uniforme de titular.

Se trajo desde Turquía a Sergio Rochet que si bien se mostró nervioso al comienzo, ha respondido bien. En el clásico se mostró atento.

Sergio Rochet

En los laterales, también estamos bien cubiertos con Guillermo Cotugno y Armando Méndez por la derecha y con Viña y "Palito" por izquierda; dos jugadores por puesto. Además Méndez puede jugar - y bien como ya lo hizo - por la izquierda.

"Palito" es discutido por su nivel actual (venía de una lesión complicada y de casi dos años sin actividad); Viña ha crecido una enormidad lo que lo hizo merecedor de una convocatoria a la selección; Cotugno ha levantado su rendimiento respecto al año anterior y Méndez ha sido una grata revelación. Los laterales, hacía tiempo que no estaban tan bien cubiertos. También, pese a que se lo considera volante, Matías Zunino puede aparecer en el lateral derecho.

La zaga también se ha mostrado firme - Nacional es el equipo menos goleado - y queda claro que Guzmán Corujo y Felipe Carvalho son intocables. Se puede apelar a Laborda (no descolló pero tampoco jugó mal) y Hugo Magallanes.

Felipe Carvalho ha sido una de las mejores contrataciones del año y Corujo es otro que se ha asentado y viene levantando mucho.

Guzmán Corujo.

En el medio, ha sido mérito de Gutiérrez que Rafael García levantara su nivel. El Rafa ha sido un patrón en la mitad de la cancha. Su reemplazo natural es Mathías Cardaccio que no ha rendido.

Como laderos del Rafa, quedó claro que si Felipe Carballo y Gabriel Neves están bien son los que deben jugar. Neves ha sido un relojito suizo y Carballo volvió a ser el jugador que era antes de irse a España.

Neves y García, pilares en la mitad de la cancha.

En las rotaciones también ha aparecido Matías Zunino que si bien no tuvo una regularidad como la que mostraron los otros; ha sido importante en varios partidos y siempre ha mostrado mucha entrega.

Sin mencionar que Álvaro Gutiérrez puede apelar a dos juveniles que podrían entrar en cualquier momento a dar una mano; Emiliano Martínez y Joaquín Trasante.

El armado, estaría en el debe puesto que ni Gustavo Lorenzetti ni Pablo Barrientos han rendido y parece que con el nuevo sistema Gutiérrez jugaría sin un "10".

Gonzalo "Chory" Castro.

Por las puntas, tenemos a Gonzalo Castro que ha levantado mucho y quizás fue el clásico el punto de quiebre. Se complementó excelente con Viña y muy bien con Armando Méndez en el sector izquierdo. Quizás no hay otro zurdo (prestaron a Müller a Wanderers y Kevin Ramírez decidió irse) pero por la zurda - al igual que por derecha - puede jugar tranquilamente Santiago Rodríguez.

Otro titular que se lo ha ganado es Brian Ocampo que ha levantado considerablemente y además de hacerse presente en el marcador ha dado asistencias y desequilibra bien por la punta.

Hay alguna que otra opción mas como Santi Rodríguez y Pablo García (este último ha jugado poco pero bien y merece más minutos) que nos hacen pensar que las bandas también están cubiertas.

Gonzalo Bergessio

Por último, a falta de un goleador en racha tenemos a dos; el capitán Gonzalo Bergessio y el juvenil Thiago Vecino.

El capitán, con 35 primaveras arriba, ha sido el goleador en los últimos dos años y sigue jugando como si tuviese 20. Corre, mete, no da una pelota por perdida y se toma tiempo para aconsejar a los pibes. Un líder positivo que predica con el ejemplo, algo que hace tiempo no se veía. Con el plus de que es extranjero y antes del año anterior no tenía ninguna identificación con el club.

Thiago Vecino ha debutado y también ha convertido varios goles en sus primeros tres meses en Primera. Es guapo, metedor y tampoco da una pelota por perdida. Buen futuro tiene este muchacho.

De atrás parte Rodrigo Pastorini, de buen primer semestre en Wanderers que hasta ahora ha demostrado muy poco. De todas maneras no habría que descartarlo puesto a que quizás atrás del "9" o acompañando a Bergessio o Vecino - si se decide jugar con dos puntas - puede ser importante.

También está Sebastián Fernández, que si bien no rinde lo mismo que hace un par de años atrás, es otro de los referentes del equipo.

A resumidas cuentas: Nacional tiene un plantel rico en calidad y cantidad, las fuerzas y las piezas han sido bien administradas y colocadas, tiene referentes positivos y todo lo necesario para ser campeón este año.

Pero, no nos olvidemos que los clásicos son aparte y hay que jugarlos; Peñarol no va a ser fácil pero tampoco es invencible. Falta aún y todavía no se ganó nada.