Hace un mes, muchos decíamos que estábamos hundidos en el Apertura pero ahora estamos a tiro de los líderes que son Wanderers y Rentistas, sin mencionar que son los más firmes candidatos por el momento a campeonar.

Gustavo Munúa en su regreso a la dirección técnica de Nacional.

Recapitulando: a comienzos de este año, tras haberse alejado Álvaro Gutiérrez de la dirección técnica de Nacional luego de salir campeón, asumió nuevamente Gustavo Munúa que venía de dirigir en el ascenso de España. Se buscaba con esto continuar con el plan trazado por el presidente Decournex de apostar a que Nacional no solamente salga campeón, sino que muestre un fútbol diferente al que se veía con Gutiérrez y similar al fútbol de Europa.

Nacional apostaba a mantener la base del equipo que salió campeón en 2019 pese a que abandonaron varios jugadores el club. Se fueron Álvaro Pereira, Guillermo Cotugno, Rafael García, Felipe Carvalho, Matías Zunino (autor del gol en la final), Agustín Sant´Anna, Matías Viña, Gustavo Lorenzetti, Mathías Cardaccio, Diego Coelho, Hugo Magallanes, Rodrigo Pastorini y Axel Müller; de todos estos eran habituales titulares Carvalho, Cotugno, Rafael García, Matías Viña (vendido en febrero a Palmeiras) y Matías Zunino. También, en enero, se vendió a Martín Satriano al Inter de Milán, en un negocio muy polémico porque era "la joya de las inferiores" el juvenil y porque no tenía jugado ni un partido en Primera División. Meses más tarde, abandonaron el club los argentinos Pablo Barrientos y Christian Duma.

Felipe Carvalho, tras una buena temporada en Nacional en 2019 donde fue titular en gran parte de ella, finalizó contrato y se volvió a su club de origen porque no se pudo hacer uso de la opción de compra.
Matías Zunino, autor del gol en la final, terminó el contrato y se marchó al fútbol ecuatoriano.
Matías Viña, el mejor jugador del torneo pasado, ahora en Palmeiras de Brasil.
Martín Satriano, goleador en las inferiores de Nacional, ahora en las inferiores del poderoso Inter de Milán, con chances de ser tenido en cuenta por el técnico Antonio Conte.

Como refuerzos llegaron algunos pocos jugadores, puesto que se buscaba mantener la base y reforzar puestos claves. Los puestos a reforzar eran la zaga, el puesto de volante central y el lateral izquierdo.

El primer jugador en llegar fue el lateral izquierdo Ayrton Cougo que volvía a nuestro fútbol tras un gran pasaje en Defensor Sporting y uno no tan productivo en el fútbol paraguayo.

Después, se tiraron varios nombres para los puestos de zaguero y volante central, llegarían dos extranjeros: el zaguero paraguayo Miguel Jacquet y el volante argentino Claudio Yacob que venían desde Godoy Cruz de Argentina y el Nothingham Forest de Inglaterra respectivamente. También, volvía desde Progreso tras una buena temporada a préstamo, el volante Agustín González. Tiempo después, tras ver que Viña no iba a quedarse seis meses más, que Armando Méndez no tenía suplente en el lateral derecho (quería probarse con Pertusatti pero no se lo vio preparado) y que Cougo no terminó de conformar; llegarían dos defensores más: Mathías Suárez - ex lateral de Defensor Sporting - que llegaría desde Francia y Agustín Oliveros, que llegaría desde el descendido Racing tras una buena temporada en lo personal y un buen Preolímpico con Uruguay.

Ayrton Cougo
Miguel Jacquet
Claudio Yacob
Agustín González
Mathías Suárez
Agustín Oliveros

Nacional, en su primer amistoso de verano había dado una buena imagen frente a uno de los mejores equipos del continente como River Plate empatando cuatro a cuatro y ganando por penales. Pero cuando hubo que jugar por los puntos, se pierde la Supercopa Uruguaya frente a Liverpool por cuatro tantos contra dos y en el torneo se comenzó perdiendo frente a Rentistas y empatando con Wanderers y Cerro Largo: dos puntos sobre nueve posibles era demasiado poco para Nacional. Tras eso, comenzaron los cuestionamientos a Munúa y después vino el parate por la pandemia del Covid 19; donde los jugadores de Nacional y el cuerpo técnico fueron enviados a seguro de desempleo y entrenando en grupos reducidos de dos o tres integrantes.

Después de cinco meses casi - la pandemia fue declarada el 13 de marzo - volvió el Torneo Apertura y a Nacional lo esperaba Peñarol para jugar el clásico correspondiente a la 4ª fecha del Apertura 2020. A todos los equipos, los dejaron reforzarse con dos jugadores y a Nacional llegaron dos extranjeros más: el volante brasileño (nacionalizado uruguayo) Felipe Gedoz con pasado en Defensor Sporting y el brasileño (nacionalizado húngaro) Paulo Vinicius con pasado en River Plate de Uruguay. Pero, recién estarían habilitados para jugar en la 6ª fecha.

Felipe Gedoz
Paulo Vinicius

En el clásico, se notó que a los futbolistas les costaba y mucho tras un parate de cinco meses y el mismo se saldó con un empate a un tanto por bando, pero con Nacional y Munúa cuestionados por la parcialidad.

El clásico de la 4ª fecha terminó saldado con un empate a uno. 

El Apertura, pese a que Rentistas que era el líder comenzaba a perder puntos, aún quedaba bastante lejos. Llegaba un partido importante, frente a River Plate en la 5ª fecha y se podía definir el futuro de Munúa. Se ganó, con una tripleta de Bergessio por 3 a 2 pero sin jugar bien. En la sexta fecha vino Torque y se gana con cierta solvencia por dos a cero; otra vez Bergessio - con el del clásico, venía de convertir su quinto gol desde el retorno a la actividad - y de Agustín Oliveros que cumplía el sueño del hincha: ser titular y marcar el primer gol con Nacional. Otro hecho fue el debut de Felipe Gedoz portando un número atípico en la camiseta: jugó con el dorsal "93".

En la séptima fecha había un partido que apriori era accesible: Plaza Colonia en el Supicci pero sufrimos la expulsión de Bergessio y el saldo fue un aburrido empate sin goles. Pese a jugar mal, Nacional era el que menos puntos había perdido en el reinicio y comenzaba a escalar posiciones.

En la octava fecha, venía otro partido clave, contra Progreso que también estaba prendido en la lucha por el torneo. Se ganó - jugando mal el segundo tiempo - con susto y sin Bergessio; pero perdimos a Mejía por desgarro.

En la última fecha, se ganó, jugando el mejor partido en lo que va de este segundo ciclo de Munúa, a Fénix y terminamos como escolta de Wanderers en el Apertura. El bohemio venció a Peñarol - que se cae a pedazos y el futuro del técnico Diego Forlán pende de un hilo - pero solamente tres puntos nos separan de ellos.

En lo que concierne al Apertura, es cierto que "corremos de atrás" frente a Wanderers y Rentistas, pero hay que ver si se sostienen de acá al último tramo. Con respecto a Nacional, dejando de lado las críticas a Munúa de que el equipo no juega a nada y que de a ratos se ve algo de fútbol; considero que tenemos posibilidades de campeonar.

¿Qué argumentos tenemos para salir campeones? En primer lugar, tenemos el arco muy bien cubierto con Luis Mejía y Sergio Rochet que ha respondido en estos partidos. Los dos son arqueros que son sobrios y que muestran bastante seguridad. En ese aspecto, Munúa duerme tranquilo.

Sergio Rochet, el arquero suplente, ha mostrado buen rendimiento en las últimas fechas.

El debe de Nacional, que estaba en la defensa y en el juego aéreo, ha sido solucionado con la inclusión de Paulo Vinicius y Agustín Oliveros en la zaga central. Se había dicho antes del comienzo de la temporada que los zagueros titulares iban a ser Guzmán Corujo y Mathías Laborda. Hubo en ambos rendimientos flojos y tras el reinicio del torneo, Corujo se lesionó y fue movido Oliveros a la zaga. Si bien el ex Racing había comenzado como lateral izquierdo, su puesto verdadero es el de central. En el clásico anduvo muy bien y se ha consolidado en el correr de los partidos; zurdo y tiempista, se ve aplomado y también tiene calidad para salir jugando que era lo que pretendía Munúa.

Agustín Oliveros, en este momento, el mejor zaguero de Nacional.

Con Vinicius, al igual que con Oliveros, Nacional ganó otro zaguero rápido y que sabe salir jugando, sin mencionar que venía con actividad antes de firmar por el tricolor. Además, con él, se pudo solventar el déficit del juego por elevación.

Capaz lo más flojo de la defensa son los laterales. En la derecha, jugaron Suárez y Méndez, pero ninguno de los dos sin terminar de conformar. Un poco mejor Méndez ya que Suárez es casi una amarilla por partido, fue expulsado y contra Fénix cometió un penal claro. Debe mejorar mucho.

En la izquierda, además de Suárez han jugado Oliveros y Cougo. Oliveros cumplió, pero quedó en evidencia que si bien puede dar una mano como lateral, su puesto verdadero es el de zaguero y es donde más rinde. Cougo, pese a jugar partidos muy malos al principio, en los últimos se ve una leve mejoría. Marcando tiene un gran debe y al subir se muestra como opción de pase; pero tiene que culminar mejor las jugadas. El centro que le metió a Vecino previo al gol de rebote de Bergessio contra Fénix fue perfecto.

Gabriel Neves, el pilar en la mitad de la cancha de Nacional.

En el mediocampo, para volantes de contención, está clarísimo que Gabriel Neves es titularísimo. No solo marca, sino que también juega para el equipo descargando y haciendo bien todos los relevos; además también ahora se muestra como ejecutante de pelota quieta. El "Bigote" viene en ascenso y se nota que es clave en este equipo, solamente falta el compañero.

Para Munúa, el compañero de Neves no sale del argentino Claudio Yacob o de Felipe Carballo, pero los dos han tenido algunos rendimientos bastante irregulares. El argentino en los primeros partidos previos al parate, había mostrado cierta calidad en el pase, pero ahora ni eso. Además, no pesa en la marca y abusa de las faltas lo que ha hecho que Munúa lo saque constantemente. Felipe Carballo, en cambio, se muestra bien con la pelota, pero marcando se nota que tiene carencias. Debe mejorar ese aspecto.

Emiliano Martínez, un buen volante que tiene Nacional tuvo una oferta de España para irse pero fue desestimada. La idea de los directivos es que el futbolista comience a jugar cuanto antes.

También hubo otras opciones como Joaquín Trasante - que no jugó bien - y Agustín González que contra Progreso aparentemente se contagió del mal funcionamiento del equipo. Capaz, sería hora de ir probando con Emiliano Martínez que tiene buen futuro o quizás con Santiago Cartagena.

En el armado y las bandas, capaz está el debe de este equipo. Detrás del punta, que generalmente es Gonzalo Bergessio, han jugado Gonzalo Castro, Santiago Rodríguez, Brian Ocampo, Rodrigo Amaral, Sebastián Fernández, Felipe Gedoz, Alfonso Trezza y Pablo García. Solamente Pablo García fue el único que pudo convencer al entrenador y a la parcialidad en base a muy buenos rendimientos.

Pablo García, de buen rendimiento en los últimos partidos.

García ha jugado por la punta derecha y se ha entendido bien con el goleador Bergessio y ha convertido frente a Progreso su primer gol como tricolor. Tiene gambeta, es atrevido y cuando juega para el equipo es muy útil. Capaz debería patear más al arco en vez de gambetear tanto.

Con respecto a los otros, Rodrigo Amaral ha mostrado algunos chispazos y Gonzalo Castro recién contra Fénix pudo mostrar un nivel bueno de juego. El juvenil Alfonso Trezza, debutó frente a Progreso y se lo notó atrevido y encarador, puede ser un buen recambio.

Alfonso Trezza ya debutó en la Primera de Nacional.

Para el goleo, tenemos a Bergessio que si bien tiene sus años - 36 - todavía puede darle mucho a Nacional. Es el goleador tricolor por tercer año consecutivo, se pone el equipo al hombro y hasta gracias a él hemos ganado o empatado partidos que estaban perdidos. No solo es titular, sino que Bergessio es imprescindible en este equipo.

Vecino y Bergessio, los centrodelanteros de Nacional.

Como recambio, tenemos a Thiago Vecino que ya cuenta con 21 años. Si bien le falta un poco de físico, ha demostrado que entrando concentrado es un buen recambio para el capitán. Tiene técnica y pivoteó bien frente a Progreso, pero capaz le falta agarrar una racha haciendo goles para que agarre alas. Aunque, Munúa no juega con dos "9" y hoy en día el titular es Bergessio que no para de convertir. Contra Fénix, Munúa se animó a ponerlos juntos un rato y creo que dio resultado. Perfectamente pueden jugar los dos.

En caso de campeonar o no, ¿qué falta para poder dar pelea?; no solo pensando en el Apertura sino también en el Campeonato Uruguayo.

Faltaría en primer lugar que Munúa sepa leer bien los partidos ya que en varios se equivocó mucho con los cambios. En segundo lugar, que varios jugadores - Amaral, Castro y Gedoz - se pongan en forma y que otros - Santiago Rodríguez y Thiago Vecino - ganen algo más de físico.

Otro elemento, sería que varios jugadores que no están rindiendo se les busque una salida para el Torneo Clausura. Zagueros no precisamos, pero sí un lateral. Vinicius y Oliveros como zagueros titulares, vender a Corujo o Laborda, buscar una salida para el paraguayo Jacquet y arreglarnos con Joaquín Sosa, Renzo Orihuela y Lautaro Pertusatti como alternativas; sin mencionar que el último puede darnos una mano como lateral derecho. En el caso del lateral, Suárez puede jugar en teoría tanto por derecha como por izquierda pero sus rendimientos y actitud en cancha han sido hasta peligrosos por lo que he mencionado. Capaz un lateral derecho haría falta, y habría que ver que puede dar el juvenil Velázquez por izquierda. Capaz para la derecha podría estar un refuerzo y, en caso de no apurar al juvenil; podríamos buscar otro lateral izquierdo.

En el medio, solamente se debería traer si podemos darle salida a Yacob y/o Trasante, capaz el volante central que precisamos sea Manuel Ugarte de Fénix o bien comenzar a probar a Emiliano Martínez.

De tres cuartos para adelante, hay muchos jugadores pese a que rindieron mal, si no se hace un hueco, no se podría traer a nadie. En la delantera, capaz si hay algún jugador desequilibrante que pueda traerse a préstamo  - como el Diente López que en algún momento se rumoreó - no haría erogaciones.