Un espanto. Cero idea, cero actitud, los únicos rescatables los guachos Ocampo y Rodríguez. Va a ser un año muy largo.