Se extraña la magia de ver al Chino entrando un rato.