Lo que pasó en 1959-60, que "cambió la historia" y terminó una hegemonía de 40 años de Nacional en la AUF.



  • En 1959 hubo elecciones en Peñarol, y se cambió la directiva, entrando Güelfi como presidente, y Cataldi como uno de los dirigentes. Hasta entonces Nacional dominaba la política interna de la Asociación. Tenía siempre o casi siempre un bloque de 5 o más clubs que lo apoyaban, gracias a una prolija y sostenida política de alianzas. Como había 10 clubes en Primera, eso alcanzaba para ganar todas las votaciones importantes 6-4 o más. El fútbol se dirigía con la Asamblea más un grupo de neutrales. Éstos no votaban.

    Atilio Garrido escribió un libro ("Cuando cambió la historia"), que últimamente escucho citado, pero veo que nadie conoce bien. Su contenido es muy valioso. Alguno por ahí asegura que Garrido "es manya". Yo lo conozco un poco y no me animaría a afirmarlo con tanta seguridad. Lo que sí me animo a afirmar, es que es uno de los dos o tres tipos que saben más de la historia del fútbol uruguayo, y sus libros (por ejemplo el de Maracaná) son imparciales, tendiendo más a criticar las posturas oficiales de Peñarol (que en general son visiones deliberadamente falsas de la historia) que a refrendarlas.

    Me tomé el trabajo de hacer un breve resumen de 28 puntos sobre lo que dice ese libro, para quienes no lo puedan conseguir. De ellos surge una conclusión fundamental: Nacional siempre intentó hacer cumplir los reglamentos. Peñarol, cuando empezó a consegui su período de hegemonía, lo hizo por otro método: arregló con un medio de prensa (el diario "Acción", poco antes también "El Diario" de la noche). Esos medios de prensa vendían mas de 100.000 ejemplares por día en aquella época, de modo que eran decisivos en la conformación de la opinión pública. Gracias a esa estrategia, comenzó a hacer lo que sigue haciendo hasta hoy: crear opinión pública a favor de sus posiciones, y luego, con el apoyo de la "opinión en la calle" creada de ese modo, legitimar a nivel dirigencial lo que quiere. Así hizo aprobar, antirreglamentariamente, a Spencer y Linazza para que jugasen la final del Campeonato Uruguayo de 1959, que se jugó el 20 de marzo de 1960. Esos dos jugadores no estaban en Peñarol en 1959, llegaron al país en febrero de 1960. Es obvio que no podían estar habilitados. Sin embargo, Peñarol lo hizo aprobar políticamente en la AUF. Para Peñarol, "lo político está por encima de lo jurídico", es decir, se llevan a todo el mundo de pesados. Y los dirigentes de Nacional ya desde aquel momento, optaron por algo que luego repetirán otras veces: no decir nada, confiando que las cosas se resuelven dentro de la AUF. Haber olvidado la importancia de crear opinión pública para defender posiciones justas es, creo, con honrosas excepciones, el peor error de Nacional en los últimos 50 o 60 años.

    Aquí va el resumen.

    Del libro de Garrido surge que:

    1- Nacional dominaba políticamente en la AUF después del triunfo de 1924, como entidad defensora de la AUF y triunfadora en aquella pulseada. Contaba con votos habituales (aunque esto variaba) en 1959 a veces de 8 clubes (sólo Peñarol y su aliado más fuerte, Sud América, votaban en contra de ese bloque).

    2- Cuando Güelfi - Cataldi ganan las elecciones en Peñarol, Cataldi decide ocupar la delegación en la AUF. Este movimiento buscaba empezar a cambiar esa correlación de fuerzas.

    3- En 1959 Peñarol niega, otra vez, sus jugadores al seleccionado que iba a ir al Sudamericano Especial en Ecuador, porque no está de acuerdo con la designación de Mendívil (tricolor) como preparador físico. El problema es que decisión de nombrar y ratificar a ese profesional había sido tomada en el libre ejercicio democrático de la Asociación.

    4- Peñarol pierde en ese caso, que es el primero importante en que actúa Cataldi, casi todas sus batallas parciales. Uruguay va a Ecuador sin jugadores aurinegros, y sale campeón (casi una costumbre desde 1924).

    5- Cataldi aprende rápido, y ve una oportunidad cuando, debido a incidentes graves con la hinchada de Danubio en la última fecha del Uruguayo 1959 (partido donde se jugaba el descenso contra Liverpool) algunos clubes piden la desafiliación de los de la Curva. Entonces Cataldi respalda a Danubio, evita la desafiliación, y gracias a ello intenta conseguir que los albinegros le “deban un favor”, que los acerque. Hasta entonces, Danubio era un férreo aliado de Nacional. Aunque no consigue entonces mucho, Cataldi muestra por dónde irá la estrategia luego.

    6- A continuación de ello, otra victoria en la AUF para Peñarol. Nacional había descontado los puntos de ventaja que le llevaba Peñarol ene l Uruguayo, llegando a la penúltima fecha dos puntos abajo: gana el clásico 1-0 con gol de Walter Gómez, y queda empatado en puntos. Peñarol en bajada, Nacional en subida. A Nacional le convenía jugar la final del Uruguayo inmediatamente. A Peñarol, no. Esa victoria llega, pues, cuando Cataldi logra que el clásico final del Uruguayo no se juegue enseguida, sino que se postergue- Aprovechando la ida al Sudamericano, se jugará recién en marzo de 1960.

    7- El vespertino El Diario, que vendía 120.000 ejemplares por día en aquellos años, se volcó completamente a apoyar la posición de Peñarol en ese período inicial de Cataldi en la AUF. El periódico reportaba lo que servía a las estrategias de los aurinegros, cubría los discursos de Cataldi y sus puntos de vista, pero no siempre hacía lo mismo con los de Nacional. También maniobraba y manipulaba a la opinión pública, intentando crear ambientes para que avanzasen las estrategias aurinegras en la Asociación.

    8- Antes de comenzar el sudamericano, El Diario abre el paraguas y dice que (como no fueron los de Peñarol) el seleccionado “no es la mejor expresión del fútbol uruguayo”. Como pasó en 1924, que se decía lo mismo. Igual que en 1924, Uruguay arrasó ese torneo, ganó invicto, con un solo gol en contra, y le ganó a Argentina (vigente campeón) 5-0.

    9- Luego del sudamericano de Guayaquil, cuando Cataldi es cuestionado en la directiva de Peñarol por sus fracasos como delegado, él filtra a través del diario "Acción" (de la lista 15 a la que Cataldi pertenecía) un supuesto malestar contra Hugo Bagnulo, el entonces DT aurinegro, con el fin de desviar el foco de atención. Como resultado echan a Bagnulo y él queda firme como dirigente y delegado.

    10- Luego del Sudamericano los aurinegros consiguen terminar una gestión que había iniciado Bagnulo al “descubrir” a Alberto Spencer, y lo traen a jugar a Peñarol. Juan López era el DT de Ecuador en ese torneo, amigo de Bagnulo, puso a Spencer de titular.

    11- A partir de ese momento Acción se convierte en un “vocero” de Peñarol, como lo fue El Diario en los meses anteriores.

    12- En el congreso de la CSF de Guayaquil se terminó de conformar la Copa Libertadores de América, con solo un equipo por país sudamericano, el campeón. Podrían haber sido 10, pero en la primera edición fueron solo 8, pues Ecuador y Venezuela ni siquiera inscribieron a sus campeones para participar. El torneo se disputaba en 4 cruces de ida y vuelta, luego los ganadores disputaban dos semifinales, y final. Total: 5 partidos máximo.

    13- Peñarol, que formó parte de la delegación de Uruguay a ese congreso, la que se opuso a la creación del torneo, se clasificó al vencer el 20 de marzo de 1960 a Nacional en una muy postergada final del torneo de 1959. Los equipos de la primera edición fueron: San Lorenzo-Bahía; Jorge Wilstermann-Peñarol; Universidad de Chile-Millonarios; Olimpia-Universitario de Perú.

    14- En Nacional se produce un enfrentamiento electoral entre José Añón y Nassim Ache Etchart. Esto fue fatal, perjudicó la preparación y afectó lo deportivo. El 31 de enero ganó las elecciones de Nacional reeligiendo a José Añón con 3449 votos, y Nassim Ache sacó 1549. Al perder Ache, Nacional perdió a un delegado fundamental en la AUF y a un dirigente que tenía contacto directo y bueno con los jugadores.

    15- Nacional se confió, porque en febrero (la final fue en marzo) venció a Peñarol en La Plata 4-0, el día que debutó Roberto Matosas.

    16- Nacional se preparó para el clásico jugando entre febrero y marzo ocho partidos con titulares en Rosario, Buenos Aires y Santiago de Chile, lo que parecería haber desgastado al plantel.

    17- A partir de febrero, ante las críticas y fracasos del modelo intentado por Cataldi, se cambió de estrategia en Peñarol. “Se eliminó la aparición constante en El Diario, anunciando, ya fuera por declaraciones del delegado Cataldi o por noticias que brindaba el vespertino, las ideas y la acción que Peñarol iba a desplegar. El acuerdo con Acción se profundizará en las semanas siguientes, y se basó en que el vespertino pasaba a ser quien anunciaba las noticias de Peñarol y luego las apoyaba con su opinión, sin reportajes a los dirigentes aurinegros. En segundo término, y para esto resultó importante la vinculación con Acción, se apuntó a quebrar el peso político que con una regimentada mayoría, imponía Nacional en la Junta. ¿de qué manera? De la única posible: buscando quitar a los albos algún club chico del grupo que lo apoyaba. El elegido, por doble motivo, fue Cerro.”
    Garrido plantea como argumentos, primero el origen de Cerro en la FUF que inventó Peñarol en 1922 cuando el cisma (este resulta un argumento absurdo y débil, porque habían pasado 40 años y aquello ya no tenía ningún peso), pero agrega algo más, que sí es importante: que el presidente era Luis Troccoli, dirigente colorado, quien era íntimo del círculo de Luis Batlle. “Se desempeñaba como redactor político en Acción. Los contactos para el acuerdo fueron llevados adelante por Washington Cataldi, que también se destacaba por su militancia en ese batllismo. Con el apoyo y la fuerza que Tróccoli tenía en Acción, ambos encausaron el acuerdo con el vespertino por intermedio de José García Beiro (un cronista que firmaba Trike Traka), que reunía la condición de militante del batllismo, hombre de fútbol, y Jefe de Página Deportiva de Acción. A través de estas acciones, Cataldi recobró la credibilidad que había perdido en Peñarol”.

    18- El siguiente punto de la estrategia fue hacer habilitar a Spencer, recién llegado a Uruguay (el 22 de febrero de 1960). Obviamente, era antirreglamentario que jugase, porque no había jugado el campeonato uruguayo cuya final se disputaba, ni habia formado parte del plantel, ni era jugador de Peñarol durante 1959. Como prueba de que todo estaba pensado, Spencer dijo apenas pisar suelo uruguayo que era “muy factible que ese día (del clásico final) se produzca mi debut”, demostrando que ya le había instruido Cataldi o Güelfi para decirlo. Y Nacional no protestó apenas oir esto, sino que lo dejó pasar.

    19- “Dando pruebas de que Peñarol había instrumentando un completo plan de actividad en la búsqueda de plasmar su objetivo -que los refuerzos defendieran al club en la final-, conocida la fecha de la misma, en las páginas de Acción se puso en marcha una muy fuerte campaña periodística con dos polos. El primero convertir a Spencer en estrella, en salvador. El segundo, afirmar que tanto el moreno ecuatoriano, como Linazza en caso de ser contratado, estaban habilitados para jugar inmediatamente en Peñarol”. Esto muestra que algo del adn de Peñarol está en violar los reglamentos, preparando a la opinión pública primero para que le sirva de apoyo, llevándose a todo el mundo de pesado por delante.

    20- La nueva forma de actuar de Peñarol fue evitar anticipar sus estrategias por la prensa (como había intentado Cataldi), y jugar callado, como Nacional. “Copiando a su tradicional rival, lejos de intentar convencer con razones a los demás delegados en las reuniones de la Junta, se entendió que lo esencial resultaba desplegar todas las acciones en lo previo, en las conversaciones fuera del recinto de sesiones, en las charlas mano a mano y en la utilización de todas las influencias posibles -inclusive las políticas- de modo que, cuando se consideraran grandes temas, se llegara al plenario con todo cocinado.”

    21- Acción fue construyendo la figura de Spencer como salvador, en base a informar, amplificando, su actuación en las prácticas en Los Aromos. Spencer debutó contra Atlanta en un amistoso en el Centenario e hizo tres goles en un 6-2, dando más color a la campaña. Acción tituló “Peñarol en camino al equipo espectáculo”. Es interesante entender que en fútbol las ideas crean realidades.

    22- El 9 de marzo Acción titula “¿Están habilitados Spencer y Linazza para el clásico?”, y apoyándose en un supuesto antecedente de una disputa por un segundo puesto de 1948, opina en una nota supuestamente de información que sí, que lo están. Es evidente que lo que hizo Acción fue anticipar la estrategia de Peñarol, publicando la línea que los mismos dirigentes les pasaron. De ese modo instaló el tema y comenzó a trabajar la opinión pública en el sentido en que lo querían los aurinegros. Una vez más, Nacional no respondió, quizá confiado en que bastaba con su mayoría en la AUF. No tuvo en cuenta que crear opinión pública es lo fundamental. Acción siguió, en los días que vinieron, con la campaña, hábilmente, instalando el tema no como algo reglamentariamente claro, sino como algo a definir políticamente en la AUF. Quizá ese sea el resumen: para Nacional lo jurídico está por encima de lo político; para Peñarol, al revés.

    23- Más grave que lo anterior: Peñarol compra a Guillermo Pedra, de Liverpool, que había defendido a los negriazules todo el campeonato uruguayo de 1959, y Pedra declara que “quiere salir campeón uruguayo defendiendo a Peñarol”. O sea, se daría el caso que un jugador de un club sea contratado para jugar, defendiendo a un club rival, una final del mismo torneo que ya jugó con el otro club.

    24- Acción adelantaba él, como “opinión independiente”, lo que en realidad era la lógica de Peñarol, contribuyendo así a normalizarla, a hacerla aceptable.

    25- Peñarol “cocinó” la sesión donde se decidiría el asunto, que fue el 18 de marzo de 1960. Los clubes que lo apoyaron fueron Wanderers, Cerro, Sud América, Racing, y Liverpool (que recién había vendido a Pedra a Peñarol por una gran suma). Nacional terminó perdiendo 7 a 3, y solo lo apoyaron Danubio y Rampla Juniors. La figura fundamental fue Tróccoli, el presidente de Cerro, que actuó como si hubiese sido un peñarolense más, defendiendo a muerte la postura de que se los habilitase…

    1. Para el clásico se vendieron 67.446 entradas, record absoluto en la historia hasta hoy del Centenario en partidos entre clubes. Árbitro: Pablo Víctor Vaga, secundado por Alberto Boullosa y Ángel Eduardo Pazos. Peñarol: Maidana, William Martínez y Salvador; Pino, GOnzálvez, Aguerre; Cubilla, Linazza, Hohberg, Spencer, Borges. Nacional: Sosa, Troche y Di Fabio; Collazo, Rubén González y Mesías; Salvá, Héctor Rodríguez, Walter Gómez, Juan Ángel Romero y el Chongo Escalada. Peñarol ganó 2-0, goles de Cubilla a los 78’ y de Linazza de penal a los 87’. A esa altura los dos equipos tenían 7 jugadores en cancha, fruto de una gresca general que se armó al convertir Cubilla el gol. Todos a piñas durante más de 5 minutos. Expulsados Borges, William Martínez, Hohberg y Aguerre en Peñarol; Walter Gómez, Collazo, Rubén González y Escalada en Nacional. El único que no participó fue Spencer, que se apartó a la línea de la América y miró todo.

    2. Nacional protestó seriamente la actuación del juez. Acusaron a Borges de promover los incidentes, por algo que hizo luego del gol de Cubilla. El delegado de Nacional dijo “Esta es la culminación de un proceso donde han triunfado los valores negativos de nuestro fútbol”. Una frase premonitoria.

    3. Walter Gómez se lesionó al comenzar el segundo tiempo, pero tuvo que permanecer en la cancha porque no se permitían cambios. Esguince de ligamentos de pierna derecha.

    A partir de lo ocurrido en la preparación de ese clásico, Peñarol invirtió la relación de fuerzas en AUF, terminó campeón de 1959 con tres jugadores que deberían haber sido inhabilitados (aunque Pedra no jugó), se clasificó así a la primera Libertadores, luego le compró la localía a San Lorenzo y jugó partido y revancha de local en Montevideo, salió campeón, y de ahí ya se sabe cómo siguió todo durante los años '60.

    Si Nacional no aprende de su historia, la seguirá repitiendo.



  • Alguien sabe dónde se consigue?


  • Administrador

    @Zibechi dijo en Lo que pasó en 1959-60, que "cambió la historia" y terminó una hegemonía de 40 años de Nacional en la AUF.:

    Haber olvidado la importancia de crear opinión pública para defender posiciones justas es, creo, con honrosas excepciones, el peor error de Nacional en los últimos 50 o 60 años.

    ovation


  • Administrador

    Esto me hace pensar en cómo hoy nos roban descaradamente, y aún más a los chicos que juegan contra ellos, pero hace meses la prensa baja línea con que "los jueces se equivocan para los dos lados" "peñarol es una máquina, el justo campeón" "si nacional juega mal no se puede quejar" o ahora hasta más fuerte, que somos llorones, orangutanes, etc.

    Sabido además que son todos asueldados.





  • lo agrego aca

    Nos acompaña GONZALO PÉREZ de la Comisión de Historia ((1010 AM))


  • VIP

    Excelente artículo. Felicitaciones al que lo armó

    A difundir


  • VIP

    @Zibechi dijo en Lo que pasó en 1959-60, que "cambió la historia" y terminó una hegemonía de 40 años de Nacional en la AUF.:

    22- El 9 de marzo Acción titula “¿Están habilitados Spencer y Linazza para el clásico?”, y apoyándose en un supuesto antecedente de una disputa por un segundo puesto de 1948, opina en una nota supuestamente de información que sí, que lo están. Es evidente que lo que hizo Acción fue anticipar la estrategia de Peñarol, publicando la línea que los mismos dirigentes les pasaron. De ese modo instaló el tema y comenzó a trabajar la opinión pública en el sentido en que lo querían los aurinegros. Una vez más, Nacional no respondió, quizá confiado en que bastaba con su mayoría en la AUF. No tuvo en cuenta que crear opinión pública es lo fundamental. Acción siguió, en los días que vinieron, con la campaña, hábilmente, instalando el tema no como algo reglamentariamente claro, sino como algo a definir políticamente en la AUF. Quizá ese sea el resumen: para Nacional lo jurídico está por encima de lo político; para Peñarol, al revés.

    24- Acción adelantaba él, como “opinión independiente”, lo que en realidad era la lógica de Peñarol, contribuyendo así a normalizarla, a hacerla aceptable.

    Que olorcito a las notas que están haciendo desde hace un tiempo contra la habilitación del Parque para el clásico del clausura que tiene esto...


  • Expatriado VIP

    Muy buen hilo e importante saber la historia completamente y no dejarse llevar por la manija o la gilada!!!.

    Ya sabemos como arrancó toda la matufia que hoy continúa ejerciendo ese mismo modus operandi!.



    1. Gracias. 2) Excelente. 3) Difundir.


  • Excelente material. Hay q dejar el mayor registro posible de este tipo de cosas.

    Garrido ha hablado de varias cosas que sucedieron y nadie dice.....la influencia de Nacional a nivel politico en los primeros 50 años de nuestro futbol siempre fueron positivas y buscando justicia en las decisiones,todo lo contrario a Penarol que siempre busco favorecerse con actitudes antideportivas y uso con ese fin influencias politicas también.

    Eso nos diferencia a ambas instituciones y que bueno que sea asi


  • VIP

    @Zibechi tenés a mano el texto específico del Reglamento de AUF que debió impedir que esos refuerzos jugaran? Me suena que al comienzo del profesionalismo (por el 34 de hecho) había una especie de periodo de alrededor de un mes después de adquirido un jugador para que quedara habilitado.
    Y sobre lo último, de la compra de la localía vs CASLA, en un texto de los propios manyas Cataldi mismo se vanagloriaba de que había negociado de callado la organización de la Intercontinental vs Real Madrid, porque si lo hubiera hecho a la vista de todos ni en pedo CASLA le daba ese changüí


  • VIP

    Acá también hubo grandes errores de nuestra parte, nos creímos que todo iba a seguir como venía por el resto de la eternidad, los subestimamos y los dejamos crecer. La misma bobera del 86 y del 97, si los tenés en el piso no les patees la cabeza, saltales encima.



  • @Kimur El argumento manya para ese caso fue decir que el reglamento hablaba de que la temporada terminaba cuando se cerraba el período de pases, algo así como en la fecha 3 del Uruguayo, y que por tanto en ese momento YA EMPEZABA LA TEMPORADA NUEVA - según ese delirio, todo lo que pasase de incorporaciones o bajas estaba permitido. También inventaron que había habido un antecedente en 1948, que Nacional explicó no era el mismo caso y no tenía nada que ver. En fin, no tenían argumentos: tenían los votos, por acuerdos políticos hechos antes de la asamblea, y fue así que lo aprobaron.



Temas Sugeridos